CINEBLOG.NET

 

82 - Joe Dante - 1984 - 'Gremlins'Auténtico fenómeno cinematográfico y uno de éxitos comerciales más desmesurados de la factoría Spielberg de los años 80, “Gremlins” es una desmelenada comedia de fantasía y terror adolescente tan divertida como bien dirigida por el siempre estimulante Joe Dante (“Piraña”, 1978, “El Chip Prodigioso”, 1987, o “No matarás… al vecino”, 1989). El fresco y provocativo estilo de Joe Dante es el vehículo perfecto para poner en imágenes el guión de Chris Columbus (guionista de “Los Goonies”, 1985, o “El secreto de la pirámide”, 1985, y director de “Solo en casa”, 1990, o “Harry Potter y la piedra filosofal”, 2001), el cual parece reírse de las rancias tradiciones navideñas a base de gags cómicos entre la irreverencia y el absurdo, multitud de referencias cinematográficas y un argumento que homenajea con espíritu pulp las producciones de terror y ciencia-ficción de los años 50 (que a su vez eran el reverso gamberro del hipócrita ‘American Way of Life’).

Billy Peltzer (Zach Galligan) es un joven al que, por Navidad, su padre le regala un extraño animal llamado Mogwai. Para cuidarlo ha de seguir tres reglas: que no le de la luz del sol, no mojarlo y que no coma después de medianoche. Pero la casualidad hará que no sea tan fácil cumplir las reglas.

Un excelente (y cinéfilo) reparto de secundarios marca de la casa Dante (Corey Feldman, Dick Miller, Harry Carey Jr., Judge Reinhold o Hoyt Axton) y cameos varios (Chuck Jones, Steven Spielberg o Jerry Goldsmith) confirman el afán festivo, ‘amiguil’ y comercial de esta entrañable propuesta, que sería multiplicado en la mucho más desmelenada (e irregular) “Gremlins 2: La nueva generación” (1990). El inmenso éxito de “Gremlins” (un producto idóneo para el merchandising, otro punto para Spielberg) provocó un aluvión de films de monstruitos, en su mayoría productos de serie B más o menos entretenidos (“Ghoulies”, 1984, de Luca Bercovici, o “Critters”, 1986, de Stephen Herek). Tanto para verla como ejercicio de nostaligia ochentera como para disfrutarla por primera vez y dejarse llevar por su irresistible y engañoso tono familiar.

 

– Para todos los que lleven mucho tiempo sin verla.

– Imprescindible para comprender el éxito de Spielberg y sus pupilos (Robert Zemeckis, Richard Donner o Joe Dante) durante los años 80.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies