CINEBLOG.NET

 

Mario Monicelli - 1958 - 'Rufufú'A pesar de que el título español remite al clásico del cine de robos “Rififi” (Jules Dassin, 1955), esta obra maestra de la comedia criminal (el título original “I soliti ignoti”, se traduciría algo así como ‘normalmente desconocidos’) tiene sus raíces en Italia; desde su base literaria en la novela corta “Robo en una pastelería” de Italo Calvino hasta su retrato de la sociedad y las idiosincrasias italianas. Y es que Mario Monicelli, especialista en comedias con sustancia (“La gran guerra”, 1959, “La armada Brancaleone”, 1966, o “El marqués del Grillo”, 1981), reinventó con este film el humor cinematográfico italiano, abandonando los burdos estándares de la comedia tradicional y abrazando al Neorrealismo como fuente de inspiración. “Rufufú” despliega un humor tendente al absurdo y al histrionismo que se convertiría en seña de identidad de la comedia italiana a la vez que nos sumerge en un entorno costumbrista que remite al cine social obrero.

Un grupo de ladrones inexpertos en paro recurren a un criminal retirado para dar un gran golpe en el Monte de Piedad (entidad en la que los pobres empeñaban cosas y que dio lugar a las Cajas de Ahorros) y salir así de la pobreza. Pero el plan no resultará tan sencillo como parecía en principio.

Con un ritmo trepidante y un heterogéneo elenco de excelentes actores (con Vittorio Gassman, Marcello Mastroianni, Totó y Claudia Cardinale a la cabeza) creó escuela y una infinidad de imitaciones (incluidas dos secuelas y otros tantos remakes: “Crackers”, 1984, de Louis Malle y “Bienvenidos a Collinwood”, 2002, de los hermanos Russo) gracias a su interés como drama criminal y un ingenioso guión cargado de humor; así como una pandilla de ladrones divertidísima e impagable. Entretenido, comprometido e inteligente, el film es un soplo de aire fresco que trasciende la mera parodia genérica y en el que fácilmente podemos adivinar la influencia que tuvo en el cine español de la época (claros ejemplos serían “Atraco a las tres”, 1962, de José María Forqué, o “Los dinamiteros”, 1964, de Juan García Atienza).

 

– Para amantes de la comedia social.

– Imprescindible para los que tengan prejuicios hacia la comedia italiana.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies