CINEBLOG.NET

 

Alfonso Cuarón - 2001 - 'Y tu mamá también'Antes de convertirse en director de la saga de Harry Potter (“Harry Potter y el prisionero de Azkaban”, 2004) y en gurú de la ciencia-ficción de calidad (gracias a “Hijos de los Hombres”, 2006, y “Gravity”, 2013), Alfonso Cuarón rodó (escribió y produjo) en su México natal este fresco y provocativo relato de iniciación tan vital y erótico como maduro y profundo. Una ‘road movie’ de pérdida de la inocencia en la que, en un sensible ejercicio de simbolismo, diversas clases sociales de la América Latina emprenden un viaje junto a España en el que el autoconocimiento, la ruptura de tabúes y la conciencia de lo importante que es disfrutar de la vida, se erigen como armazón de un argumento fresco pero con sustancia, sencillo pero emocionante. Así, “Y tu mamá también” nos ofrece un sensual y sincero relato de despertar sexual; aunque también una parábola social de las relaciones de clases y la manera de trascenderlas.

Julio (Gael García Bernal) y Tenoch (Gael García Bernal) son dos amigos que emprenden un viaje en coche junto a Luisa (Maribel Verdú), la esposa deprimida del primo de Tenoch. Durante el viaje reforzarán la relación de amistad entre ambos y los llevará a descubrir y ampliar sus vidas.

El éxito internacional de esta divertida comedia dramático-existencialista (prototipo del Nuevo Cine Mexicano) consolidó las carreras de los jóvenes protagonistas y relanzó la de Maribel Verdú, ayudando también a que Alfonso Cuarón tuviese más relevancia en Hollywood (donde ya había rodado “La Princesita”, 1995, y “Grandes Esperanzas”, 1998). La habilidad y la naturalidad en la puesta en escena de Cuarón (que parece inspirarse en la Nouvelle Vague), se une al talento para ‘encogerte el alma’ del director de fotografía mexicano Emmanuel Lubezki (tres veces consecutivas ganador del Oscar: 2014, 2015 y 2016) y a una festiva, pero agridulce, banda sonora (Molotov, Café Tacuba, la Mala Rodríguez o Eagle Eye Cherry) para sumergirnos en un estado mental que nos trasporta a una edad de experimentación y descubrimientos, de tragos amargos y alegrías intensas.

 

– Para para perder el miedo al cine latinoamericano.

– Imprescindible amantes de las aventuras interiores a ritmo de road movie.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies