CINEBLOG.NET

 

Abel Ferrara - 1981 - 'Ángel de venganza'Antes de alcanzar la cima de su carrera como uno de los autores cinematográficos más incómodos e irregulares del cine independiente de los 90 (“Teniente corrupto”, 1992, “The Addiction”, 1995, o “El funeral”, 1996), el realizador neoyorquino Abel Ferrara se dio a conocer en el cine de explotación de serie B gracias al slasher urbano de culto “Killer: El asesino del taladro” (1979) y a una de las muestras más destacables de ese cine de ‘violación y venganza’ (de “La última casa a la izquierda”, 1972, de Wes Craven, a “La violencia del sexo”, 1978, de Meir Zarchi) que, inspirándose en los films de ‘vigilantes’ tipo “El justiciero de la ciudad” (Michael Winner, 1974), tanto proliferó a finales de los 70: “Ángel de venganza”. Ferrara suple la escasez de medios con violencia y extravagancia, proponiendo una desquiciada reflexión sobre los límites de la cordura, la sociedad y la condición humana enmascarada con un thriller criminal tan entretenido como hiperbólico, tan predecible y efectista como disfrutable.

Thana (Zoë Lund) es una joven que una noche es violada cuando vuelve del trabajo. Tras esto consigue llegar a su casa, donde sorprende a un ladrón que también la agrede sexualmente. Pero Thana consigue matar al ladrón, lo que la lleva a seguir buscando venganza.

A pesar de que la crítica de la época solo vio en el film de Abel Ferrara una película de bajo presupuesto entregada al sexo y la violencia de forma gratuita; la carrera posterior del director, unida a los diversos elementos que la hacían atractiva para los aficionados al cine de género más desconcertante y desvergonzado, convirtieron a esta historia de venganza (que se mira en Alfred Hitchcock y sus discípulos) en una pieza de culto, fundamental para entender la evolución del cine criminal entre los 70 y los 80 (dominados por las ‘buddy movies’ y el cine de acción); además de un lugar privilegiado donde observar aún inmaduras las constantes del cine de Abel Ferrara (su sórdida visión del sexo, los ambientes suburbiales, las referencias religiosas, …) que lo llevaron a ser considerado una especie de versión ‘indie’ de Martin Scorsese.

 

– Para amantes del cine de explotación más violento y oscuro.

– Imprescindible para acercarse a la esquiva carrera del insobornable Abel Ferrara.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies