CINEBLOG.NET

 

Costa-Gavras - 1982 - 'Desaparecido'El griego Costa Gavras (“Z”, 1969, “Estado de sitio”, 1972, o “Amen.”, 2002), máximo exponente del cine político más comprometido de las últimas tres décadas, puso su combativa y polémica mirada sobre el golpe de estado en Chile en 1973; señalando culpables y víctimas en esta producción estadounidense en forma de thriller dramático que se convirtió en una de sus mejores películas. Crítica brutal al intervencionismo estadounidense (el film fue objeto de una demanda por parte de diplomáticos y militares estadounidenses en Chile) y la burocratización de la política y la justicia; “Desaparecido” es a la vez un trepidante y angustioso film de suspense sobre la libertad y la dignidad basado en una historia real. Una de esas películas que demuestran que el cine puede ser una excelente herramienta de educación, concienciación y denuncia sin dejar de ser un magnífico ejercicio de buen hacer cinematográfico.

Charles Horman (John Shea) es un periodista norteamericano afincado en Chile (aunque no se dice nunca el nombre del país si que se ve claramente) que desaparece tras un golpe de estado. Su padre (siempre genial Jack Lemmon) viaja hasta Chile para buscarlo junto a su nuera (Sissy Spacek), pero descubrirán que nadie se lo pondrá fácil.

Partiendo del libro de Thomas Hauser, “La ejecución de Charles Horman: Un sacrificio americano”, Costa-Gavras confeccionó una de las más emocionantes reivindicaciones de los desaparecidos durante los gobiernos totalitarios de América Latina (poco después los argentinos harían lo propio con films como “La historia oficial”, 1985, de Luis Puenzo, o “La noche de los lápices”, 1986, de Héctor Olivera). Una obra tan necesaria como interesante (llena de drama y suspense), un magnifico testimonio de las consecuencias sociales y humanas del golpe de estado de Pinochet, que además supone una compleja reflexión de las relaciones paterno-filiares (y, en menor grado, de las relaciones de pareja) que tiene en la soberbia interpretación de Jack Lemmon una atemporal y universal materialización de ‘lo-que-un-padre-haría-por-su-hijo’.

 

– Para los que quieran acabar con sus prejuicios hacia el cine político.

– Imprescindible para recuperar al hoy octogenario (y en activo) y siempre activista Costa-Gavras.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies