CINEBLOG.NET

 

95 - Terrence Malick - 1978 - 'Días del cielo'De una belleza visual espectacular, impulsada por la fotógrafía del español Néstor Almendros (que logró un Oscar por este film donde explotaba al máximo la ‘hora mágica’) y la evocadora banda sonora del gran Ennio Morricone; “Días del cielo” corroboró la categoría de Terrence Malick (“Malas tierras”, 1973, “La delgada línea roja”, 1998, o “El árbol de la vida”, 2011) tras el tratado filosófico-criminal que supuso su ópera prima. Con un hilo narrativo sencillo, de inspiración en las tragedias clásicas, que se centra en un simbólico triángulo amoroso; y una estética que evoca las pinturas de Jean-François Millet (realista y naturalista), Andrew Wyeth o Edward Hopper, repleta de espacios abiertos y colores cálidos; el perfeccionista Terrence Malick creó un fresco impresionista rebosante de psicología, filosofía y relaciones humanas; un drama obrero, poético y desolador, que profundiza en la condición humana a través de conceptos como el amor, la muerte o la relación con la Naturaleza simbolizada por esos inabarcables paisajes emparentados con la sensibilidad del Romanticismo Alemán.

Ambientada en Texas a principios del siglo XX, la película cuenta con, la entonces prometedora, Linda Manz (aunque no pasó de actriz de culto) como prisma inocente desde el que contemplar la historia de un hombre (Richard Gere) que convence a su novia (Brooke Adams) de que se case con el patrón (Sam Shepard) de la hacienda donde trabajan.

Aunque el Festival de Cannes premió el trabajo de Malick como director, la crítica de la época en general consideró al film demasiado vacío; un magnífico cuadro en movimiento sin sustancia que lo sostenga. Pero nada más lejos de la realidad, el director de “El nuevo mundo” (2005) demostraba una vez más su control y su cuidado sobre todos los aspectos de la película (tanto técnicos como semánticos); añadiendo a su virtuosismo visual y su portentosa puesta en escena una serie de objetivos, trasfondos, guiños y detalles que iban desde la reflexión más profunda sobre la vida hasta unas maneras cinematográficas que parecía mirarse en grandes del realismo y la lírica del Séptimo Arte como F.W. Murnau, Jean Renoir o Michael Powell.

 

– Para todos los que disfrutan con las adaptaciones modernas de las obras de Eurípides y Sófocles que logran encontrar un estilo propio.

– Imprescindible para los amantes del cine profundo y trascendental donde todo es importante.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies