CINEBLOG.NET

 

98 - Werner Herzog - 1974 - 'El enigma de Gaspar Hauser'Con solo 32 años, el director alemán Werner Herzog era ya uno de los autores cinematográficos más originales y atrevidos del cine europeo gracias a extravagantes parábolas socio-políticas (“También los enanos empezaron pequeños”, 1970), poéticos documentales (“Fata Morgana”, 1971) o el ‘tour de force’ épico-psicológico de “Aguirre, la colera de Dios” (1972); el que mejor combinaba una estética impactante y lírica con su incansable exploración filosófico-artística de la condición humana y la vida en sociedad; experimentando con diversos géneros, soportes, intenciones y estilos. Partiendo de un hecho real ocurrido a principios del siglo XIX, Herzog construye a ritmo de música clásica (Pachelbel, Albinoni o Mozart) un drama expresionista y cruel con el que confeccionar un ejercicio crítico a una sociedad que parece empeñada en aplastar cualquier atisbo de bondad, de pureza y de ingenuidad.

En 1828, apareció en Nuremberg un joven andrajoso y mudo. Al parecer, el joven, llamado Kaspar Hauser (Bruno S.), había pasado sus primeros 16 años de vida recluido en una cabaña, alejado de cualquier contacto humano. El profesor Georg Friedrich Daumer (Walter Ladengast) intentará educar a este extraño ‘niño salvaje’.

La infantil mirada del protagonista sirve al director e “Fitzcarraldo” (1982) para analizar la contaminada percepción del mundo que tiene la sociedad en general; para lo que resulta un acierto la elección de Bruno S. (volvería a trabajar para Herzog en la excelente “Strozek”, 1977): un actor no profesional que había vivido en orfanatos e instituciones mentales hasta los 20 años, había aprendido por su cuenta a tocas diversos instrumentos musicales y se ganaba la vida como músico callejero. El título original del film (‘Cada uno por su parte y Dios contra todos’) ya demuestra el pesimismo naturalista y trágico que va a impregnar esta historia (que parece mirarse en “El pequeño salvaje”, 1970, de François Truffaut) en la que las fronteras entre el documental y la ficción se confunden (lo que se convertiría en una de sus más destacables señas de identidad).

 

– Para interesados en la violencia del proceso de socialización.

– Imprescindible para acercarse a Werner Herzog y al ‘Nuevo Cine Alemán’.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies