CINEBLOG.NET

 

Vincente Minnelli - 1956 - 'El loco del pelo rojo'Hubo una época (llamada ‘dorada’) en la que Hollywood estaba llena de geniales personalidades artísticas que creaban obras maestras combinando a la perfección la independencia creativa con su adscripción al coartador sistema de estudios. El director de origen italiano Vincente Minnelli (“Cautivos del mal”, 1952, o “Como un torrente”, 1958) fue uno de los grandes del cine hollywoodiense de los 40 y 50, que dejó momentáneamente de lado las comedias y los musicales que tan buenos resultados le habían dado (“Cita en St. Louis”, 1944, o “Un Americano en París”, 1951) para sumergirse en la atormentada vida de Vincent Van Gogh con este emocionante biopic que se apropia de la fuerza visual de la obra del pintor holandés; logrando una inteligente inmersión en las constantes estéticas de la obra del artista posimpresionista gracias a la colorida fotografía de Russell Harlan y una puesta en escena vitalista y esmerada.

El film sigue los pasos de Van Gogh (un impecable Kirk Douglas que sabe expresar la angustia existencial del pintor a la perfección) desde sus comienzos como predicador en Bélgica hasta su carrera píctórica adscrita al impresionismo; así como su amistad con Paul Gaugin (papel por el que Anthony Quinn consiguió el Oscar al mejor secundario con a penas 10 minutos en pantalla), su relación con su hermano Theo y sus problemas económicos.

La vida del archifamoso pintor holandés es el vehículo perfecto, no solo para adentrarse en uno de esos dramas psicológicos que tanto gustaban en Hollywood, con su toque de tragedia casi épica, sus estrellas rutilantes y su respeto a las reglas básicas del lenguaje cinematográfico; sino que también sirve para confeccionar una emocionante reflexión sobre la creación artística y sobre el vampirismo del impulso creativo, sobre como la obsesión por alcanzar el ideal artístico puede llevar tu vida a los límites de la cordura. La expresiva partitura del gran Miklós Rózsa y el impresionante trabajo de decorados capitaneado por el ganador de 11 Oscars Cedric Gibbons, enmarcan esta obra maestra denostada de la época dorada de Hollywood.

 

– Para los que confían en la pintura como medio de expresión interior.

– Imprescindible para los amantes de las biografías de la época dorada del cine de Hollywood.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies