CINEBLOG.NET

 

Fred Dekker - 1986 - 'El terror llama a su puerta'Antes de dirigir ese clásico de culto del cine adolescente de los años 80 que fue “Una pandilla alucinante” (1987), el guionista y realizador Fred Dekker (director de “RoboCop 3”, 1993, y creador de los argumentos de “House, una casa alucinante”, 1986, de Steve Miner o “Agente juvenil”, 1991, de William Dear) ya regaló a los aficionados al cine de terror de serie B esta joya pulp emparentada con el ‘slasher’ de la época (universitarios enfrentados a un asesino implacable), las ‘monster movies’ de los años 50 y las comedias románticas; que tampoco se olvida de los grandes autores del horror cinematográfico de los 70 y 80 (los personajes tienen apellidos como Cronenberg, Romero, Hopper, Carpenter, Raimi o Landis). Con estas influencias, Dekker (que también es autor del guión) confecciona una trama predecible pero muy entretenida, en la que podemos reconocer infinidad de subgéneros en torno al cine de terror.

En 1959, una nave extraterrestre se estrella cerca de una pequeña localidad estadounidense. Un joven que ve aterrizar la nave termina siendo ‘atacado’ por una especie de babosa. En 1986, Chris (Jason Lively) es un joven que decide robar un cadáver de la morgue para conquistar a una chica (Jill Whitlow), lo que acaba en chapuza. El atormentado detective Ray Cameron (Tom Atkins) investigará el caso.

Con la inestimable ayuda de la inquietante banda sonora del cantante y compositor Barry De Vorzon (responsable de icónica partitura de “The Warriors”, 1979), y algunos clásicos de los 50, o del solvente trabajo de maquillaje y efectos especiales (con profesionales de la talla de Robert Kurtzman o Todd Masters), Fred Dekker consigue una atmósfera desenfadada y sin pretensiones trascendentales en la que el espectador puede dejarse llevar por las improbables situaciones. Un film gamberro y divertido (e influyente) que va de la ciencia-ficción al gore, de la comedia adolescente al cine criminal más prototípico y de las películas de invasiones extraterrestres a las de posesiones infernales, con soltura y amor por el cine de género; una auténtica gozada para pasar la tarde de domingo.

 

– Para amantes de las comedias de terror de serie B.

– Imprescindible para recuperar a ese plagiador-homenajeador entrañable de los 80 que fue el olvidado Fred Dekker.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies