CINEBLOG.NET

 

François Truffaut - 1968 - 'La novia vestía de negro'Ya con su película anterior (“Fahrenheit 451”, 1966) el realizador francés François Truffaut (“Los 400 golpes”, 1959, “Jules y Jim”, 1962, o “La noche americana”, 1973) había hecho cine de género desde el punto de vista revisionista que esgrimía la Nouvelle Vague que el propio Truffaut había dado rostro. Con este film se sumerge en un thriller frío y casi carente de suspense (a pesar de contar irónicamente con una banda sonora de Bernard Herrmann, habitual de Alfred Hitchcock) entorno a una mujer en busca de venganza. El hecho de que el film esté estructurado de forma episódica y el uso que se hace de una serie de elementos icónicos (como esa lista que explicita la influencia en “Kill Bill. Volumen 1”, 2003, de Quentin Tarantino) hacen del film un ejercicio de nihilismo tan hipnótico como bizarro recorrido por un negro sentido del humor que delata la condición lúdica de la película (y del cine de género en general).

Julie Kohler (Jeanne Moreau) es una joven, cuyo marido acaba de morir, que se va de su casa para llevar mejor la pérdida. Pero los planes de Julie pasan por asesinar a los responsables de la muerte de su marido.

Ver como una estupenda Jeanne Moreau va acabando con los culpables de las más variopintas maneras (planeadas todas ellas con precisión quirúrgica, tanto por parte de la protagonista como por parte del director) se convierte en un placer para el espectador que sabe leer entre líneas la cinefilia galopante de Truffaut (las referencias a Hitchcock son numerosas), que convierte la novela de Cornell Woolrich (del que también adaptó “La sirena del Mississippi”, 1969) en un ejercicio de pureza cinematográfica tan artificial como atractivo. En su primer trabajo para Truffaut en color, el director de fotografía Raoul Coutard optó por una serie de tonalidades que parecen ir en dirección opuesta a las intenciones de la historia; lo que crea una sensación de extrañeza casi kitsch que provoca que terminemos centrándonos mucho más en la esquemática historia de venganza. Un film original, atrevido y repleto de aciertos interesantes (siempre lo es acercarse al innovador catálogo de recursos narrativos de la Nouvelle Vague).

 

– Para entender el homenaje continuo de la Nouvelle Vague al cine clásico.

– Imprescindible para vengadores refinados y perfeccionistas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies