CINEBLOG.NET

 

146 - Nicholas Meyer - 1979 - 'Los pasajeros del tiempo'Novelista de culto especializado en pastiches genéricos (como la novela en la que se basó “Elemental, Dr. Freud”, 1976, de Herbert Ross), Nicholas Meyer (“Star Trek II. La ira de Khan”, 1982, o “Espías sin fronteras”, 1991) debutó como director y guionista cinematográfico con esta curiosa mezcla de thriller, ciencia-ficción y cine romántico que a pesar de no aprovechar del todo las numerosas posibilidades de su curiosa premisa argumental, se erige como un entretenimiento difícil de olvidar. Y es que al margen de la un tanto blanda historia de amor, el film nos ofrece un buen puñado de los siempre divertidos conflictos entre las costumbres y las tecnologías de las distintas épocas que suelen surgir en los films de viajes en el tiempo; además cuenta con unos buenos protagonistas y unos personajes con suficiente carisma, una dramática banda sonora del mítico Miklós Rózsa y una interesante reflexión sobre la evolución de la sociedad.

A finales del siglo XIX, H.G. Wells (Malcolm McDowell) celebra una pequeña reunión con unos amigos en su casa de Londres. Allí les muestra una máquina del tiempo que ha construído. La policía irrumpe en la casa buscando a Jack el destripador, lo que provoca que uno de sus invitados (David Warner) huya en la máquina del tiempo hasta el San Francisco de finales de los 70.

Meyer pasa de los neblinosos ambientes victorianos al chirriante sonido disco de los 70 con bastante soltura; y si en su famosa novela salía airoso de la reunión entre Sherlock Holmes y Sigmund Freud, aquí encaja con maneras posmodernas las figuras del escritor H.G. Wells (autor de “La máquina del tiempo”) y del misterioso asesino conocido como Jack el Destripador. Meyer crea una dicotomía entre los dos personajes (uno es el bien, el respeto a la ley y las normas, y el otro es el mal, el cínico sociópata) que vertebra la película y se convierte en la clave del dilema moral expuesto en el film; pero también tiene ligar para unas cuantas referencias cinéfilas a películas ambientadas en San Francisco (“Vértigo”, 1958, de Alfred Hitchcock, “Bullit”, 1968, de Peter Yates, o “¿Qué me pasa doctor?”, 1972, de Peter Bogdanovich).

 

– Para los que piensan que la ciencia-ficción de finales de los 70 era solo “Star Wars”.

– Imprescindible para amantes de los pastiches génericos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies