CINEBLOG.NET

 

026 - Shane Black - 2005 - 'Kiss Kiss Bang Bang'Tras escribir en los 80 y 90 algunos de los mejores guiones del cine de acción de la época (“Arma letal”, 1987, de Richard Donner, “El último Boy Scout”, 1991, de Tony Scott, o “El último gran héroe”, 1993, de John McTiernan), Shane Black debutó como director (después llegarían “Iron Man 3”, 2013, o “Dos buenos tipos”, 2016) con este divertido homenaje revisionista del cine negro clásico de detectives privados. Pero además, el film de Black (que parte de una novela de Brett Halliday) se adentra con feroz sarcasmo en el Hollywood más oscuro; sumando a sus dosis de acción, comedia e intriga su visión desmitificadora de la industria del cine. Su retorcida trama (como las que volvían loco a Humphrey Bogart) se mueve un tanto a trompicones, pero la frescura desvergonzada de su propuesta, su falta de pretensiones, sus diálogos cinéfilos, su ágil ritmo y unas actuaciones de lo más adecuadas la convierten en un entretenimiento de primera al margen del cine más comercial.

Contada en flashback, la película nos muestra cómo, por casualidad, el ladrón de poca monta Harry Lockhart (Robert Downey Jr.) termina consiguiendo un papel en una película de Hollywood. Para entrenarse para su papel, Harry acompañará a Perry ‘Gay’ Van Shrike (un humorístico Val Kilmer), un detective privado de Los Angeles.

Shane Black juega con “Kiss Kiss, Bang Bang” la carta del posmodernismo criminal (o ‘neo-noir’) que en la década anterior había fundado Quentin Tarantino, aderezando la película con disrrupciones narrativas, deslenguados diálogos frikis, mezclas genéricas y personajes extravagantemente prototípicos; pero siempre desde una perspectiva más comedida, sin abandonar del todo el clasicismo formal de sus referentes cinematográficos, aunque sin dejar que el espectador olvide que está viendo un producto moderno. El cinismo, la ironía y la fama de rebelde de Robert Downey Jr. resulta perfecto para esta sátira cinéfila sobre el mundo del cine; que además relanzó la carrera del actor (estancado en papeles secundarios, más o menos jugosos desde prácticamente “Chaplin”, 1992, de Richard Attenborough).

 

– Para los que gustan de las comedias de acción sin necesidad de aviones persiguiendo camiones por autopistas que se desploman tras de sí.

– Imprescindible para cinéfilos amantes del cine negro.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies