CINEBLOG.NET

 

Andrei Tarkovsky - 1962 - 'La infancia de Iván'El primer largometraje del realizador soviético Andrei Tarkovsky (“Andrei Rublev”, 1966, “El espejo”, 1975, o “Sacrificio”, 1986) ya mostraba lo alto que apuntaba el director tanto al desmarcarse del cine propagandístico propio de la URSS como al crear una obra maestra en la que se conjuga lo visual y lo conceptual con seriedad y profundidad. Y es que “La infancia de Iván” se centra en las consecuencias de la guerra en un joven cuyos padres han sido asesinados por soldados alemanes en vez de simplemente exaltar la valentía y la fidelidad del Ejército Rojo; y por medio de un estilo realista, habitual en el cine ruso, y cargado de una poética visual (y una complejidad conceptual) que se convertiría en su sello personal, Tarkovsky nos relata las incursiones de Iván en terreno nazi de manera impactante y conmovedora. La pérdida de la inocencia, la entrada precipitada en la edad adulta y el refugio de los sueños convierten la interpretación del joven protagonista en un tour de force infantil del que sale airoso; y la novata dirección de Tarkovsky en un prodigio del aprovechamiento de recursos al servicio de la idea.

Iván (Nikolái Burliáyev) queda huérfano durante la II Guerra Mundial. Por ello, el joven decide trabajar para el ejército ruso, utilizando su pequeño tamaño como ventaja para cruzar las líneas enemigas.

Tarkovsky desmitifica al célebre ‘Rodillo Ruso’ a la vez que profundiza indirectamente en sus memorias emocionales (la expresión de su filosofía particular se convirtió en una constante de su cine) y en la historia reciente europea (la II Guerra Mundial es una fuente inagotable de alegorías sobre la pérdida de la inocencia). Pero lo que verdaderamente convirtió a Tarkovsky en el gran autor del cine soviético durante tres décadas fue su impresionante puesta en escena, su pictórica concepción de los encuadres, la delicadeza de sus movimientos de cámara y su insobornable personalidad artística. Tarkovsky rompió fronteras (fue el primer soviético en lograr el León de Oro en Venecia, por este film) y desafió las convenciones cinematográficas y sociales, razón suficiente para acercarse a “La infancia de Iván”.

 

– Para amantes del realismo poético.

– Imprescindible para entrar en la filmografía del maestro ruso por su film más accesible (solo dura hora y media, cuando el metraje habitual de sus films de más de dos).

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies