CINEBLOG.NET

 

Bahman Ghobadi - 2009 - 'Nadie sabe nada de gatos persas'Las peripecias de unos jóvenes intentando montar un grupo de pop-rock en Teherán (donde está prohibida la música que no sea religiosa) dan pie al multipremiado realizador iraní Bahman Ghobadi (“Un tiempo para caballos borrachos”, 2000, o “Las tortugas también vuelan”, 2004) para hacer un recorrido por la escena rock obligadamente underground de un Irán actual y realista que no habíamos visto aún en el cine (el film también está rodado al margen de la ley, jugándose la libertad en las calles de Teherán); poblado de una juventud rebelde e inteligente que se opone a la dictadura y las tradiciones más rancias tocando desde heavy metal a hip-hop mientras desafían a su gobierno totalitario. Mucho más que un drama juvenil con trasfondo musical, el film de Ghobadi es un sensible, necesario y contestatario testimonio de la falta de libertad en Irán; pero también del poder del arte, que se abre paso incluso en los entornos más hostiles.

Negar (Negar Shaghaghi) y Ashkan (Ashkan Koshanejad) son dos jóvenes que ayudados por Nader (Hamed Behdad), músico y productor underground, intentan formar un grupo enteramente iraní y después salir del país para triunfar en Londres.

Ghobadi cuenta con un presupuesto mínimo, actores no profesionales y un guión de estructura sencilla (aunque gran calado social, moral y humano); pero también con esa vanguardista manera de difuminar las fronteras entre la ficción y el documental que tan buenos resultados ha dado a la nueva ola del cine iraní (con Abbas Kiarostami a la cabeza) y que imprime un realismo pasmoso a esta oda a la libertad (artística) que nos habla de lo difíciles que en Irán son algunas cosas que en occidente se consideran de lo más normales, como reunirte con unos amigos a tocar la guitarra. Además, el director para dar frescura a su particular “The Commitments” (Alan Parker, 1987) abandona en la puesta en escena el costumbrismo contemplativo habitual en el cine de oriente medio adoptando unas maneras más ágiles, apoyadas en el montaje, que combinan mejor con el carácter joven y urbano de la película.

 

– Para todos los cinéfilos melómanos con ideas revolucionariamente artísticas.

– Imprescindible para acercarse a un país tan hermético como intolerante.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies