CINEBLOG.NET

 

28 - Sergei M. Eisenstein - 1927 - 'Octubre'Con motivo del décimo aniversario de la Revolución Rusa, el gobierno soviético encargó a su más prestigioso realizador (Sergei M. Eisenstein ya había dirigido dos obras maestras como “La huelga”, 1925, y “El acorazado Potemkin”, 1925) un film que exaltase los ideales comunistas de 1917. Pero Eisenstein ya daba muestras de la rebeldía y la crítica al régimen totalitario ruso que desarrollaría en su carrera posterior (sobre todo al final de su carrera, con la épica “Iván el terrible”, 1945-58), esto unido a la enorme complejidad técnica y narrativa de sus secuencias (algo a lo que no estaba acostumbrados en el cine mudo) provocó que “Octubre” no fuese del gusto de los dirigentes más estrictos, ni del publico ruso en general (su estreno llegó a retrasarse un año). Y es que Eisenstein era un director adelantado a su tiempo que aquí rodó un impresionante ‘documental recreado’ (lo que intensifica su condición de ‘cine de propaganda’ al poder modificar los hechos a su antojo) donde volvió a volcar todo su talento en la puesta en escena y en el montaje.

En abril de 1917, Vladimir Lenin (Vasili Nikandrov) vuelve a Rusia y con el llega el ascenso gradual de los bolcheviques al poder. Todo desemboca en el asalto bolchevique al Palacio de Invierno el 25 de octubre.

Eisenstein desarrolla su teoría del ‘montaje intelectual’ (con el que buscaba despertar emociones e ideas en el público) intercalando numerosas imágenes, aparentemente sin ninguna relación, en ciertas escenas con el fin de crear paralelismos conceptuales (relacionados en gran parte con lo que pensaba de ciertas instituciones como la religión o la monarquía); creando una atmósfera entre la poesía, el mensaje y la experimentación que fue tachada de excesivamente formalista (y es que el interés de Eisenstein por la narración cinematográfica es casi científico). Por otro lado, el director de “Alexánder Nevsky” (1938) logró algunas de las secuencias más poderosas de la historia del cine; secuencias de masas en movimiento que nos muestran al verdadero protagonista de la película: el pueblo.

 

– Para interesados en la revoluciones y los totalitarismos en el cine.

– Imprescindible para cualquier estudiante de cine.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies