CINEBLOG.NET

 

Dario Argento - 1977 - 'Suspiria'La última película del maestro italiano del suspense Dario Argento (“El pájaro de las plumas de cristal”, 1970, “Rojo oscuro”, 1975, o “Tenebre”, 1982) dirigió en los 70 es una de las cumbres de su filmografía; un oscuro cuento de hadas de cuidada estética y modales de ‘giallo’ en el que no puede faltar algo de sangre chillona, suspense, terror y un arco iris de colores expresionistas romperretinas e irreales (el director confesó que usó el Technicolor para acercarse a la textura de “Blancanieves y los siete enanitos”, 1937, y otros productos clásicos Disney). Habitualmente descrita como ‘una de las películas de terror más bellas de la historia’, “Suspiria” es un barroco ejercicio de estilo a ritmo del rock progresivo con sintetizadores de los Goblin (banda que se estrenó con la banda sonora del anterior film de Argento), con una serie de secundarios de lujo (Udo Kier, Alida Valli, Joan Bennett, … incluso Miguel Bosé) y un argumento lo suficientemente enrevesado e improbable como para enganchar al espectador.

El mismo día que Suzy Bannion (Jessica Harper) se traslada desde EE.UU. a una prestigiosa escuela de danza en Alemania, una alumna muere. Suzy irá notando poco a poco que algo extraño sucede en la academia, lo que la llevará a descubrir un secreto que se oculta tras esos muros.

Considerada a posteriori como la primera entrega de la ‘Trilogía de la Madre’ (completada por “Inferno”, 1980, y la fallida y autorreferencial “La madre del mal”, 2007) la película de Argento evoca a su amado Alfred Hitchcock, clásicos modernos como “La semilla del diablo” (Roman Polanski, 1968), el virtuosismo de la puesta en escena de David W. Griffith (la maneras del cine mudo también apasionaban al maestro italiano) y la obra maestra de Michael Powell & Emeric Pressburger “Las zapatillas rojas” (1948), con la que comparte, además del ballet como elemento temático, su interés por los apartados visuales y estéticos o su atmósfera siniestra. También comparte algunos elementos con otro film de los 70 que se miraba en Michael Powell y Alfred Hitchcock: “La residencia”, 1970, de Narciso Ibáñez Serrador).

 

– Para seguidores del suspense post-Hitchcock y de la sangre falsa.

– Imprescindible para amantes de los cuentos de hadas con reverso tenebroso y violent.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies