CINEBLOG.NET

 

David Cronenberg - 'Videodrome'La obra cumbre de la primera etapa del director canadiense David Cronenberg (tras “Vinieron de dentro de…”, 1975, o “Scanners”, 1981) es este perturbador film de terror y ciencia-ficción con el que terminó de convertirse en el mesías de la ‘Nueva Carne’, el maestro de la evolución humana a partir de su síntesis con la electrónica del momento y, más particularmente, con el mundo de la imagen y la dependencia de la televisión (y el video). Antes de seguir fusionando a la humanidad con sus propias creaciones emancipadas (la obra literaria en “El almuerzo desnudo”, 1991, los accidentes de tráfico en “Crash”, 1996, o la realidad virtual de “eXistenZ”, 1999), Cronenberg postuló en esta imprescindible obra para fetichistas del VHS y la televisión por cable (pero indudablemente adelantada a su tiempo), que el futuro pasaba por relacionarnos con las nuevas tecnologías. Aunque las relaciones de las que habla el director de “Una historia de violencia” (2005) traspasan las fronteras de lo convencional para adentrarse en lo enfermizo.

La vida del dueño de una pequeña cadena de televisión (un atrevido James Woods) por cable cambia cuando se encuentra con unas imágenes en las que se tortura y asesina a personas. Esas emisiones resultan ser un método de manipulación mental que lo hace tener unas extrañas visiones.

Sus contundentes efectos visuales que demuestran las posibilidades del látex para con el gore mutante más ‘gigeriano’, su tenebroso retrato psicológico-patológico, una sensual Deborah Harry (cantante del grupo Blondie), la angustiosa atmósfera del film y su enrarecida banda sonora (de Howard Shore, habitual del cine de Cronenberg), así como algunas escenas inolvidables (de la relación, incluso carnal, que se crea entre Woods con su televisor, o del uso de su estómago como reproductor de video), hicieron de la película una obra de culto automática que lanzó a Cronenberg a la categoría de ‘autor cinematográfico’ por excelencia del cine de terror (el cual ya parecía estar quedándosele pequeño); pero que hizo que muchos espectadores saliesen del cine sin saber muy bien de qué iba aquella supuesta ‘película de miedo’.

 

– Para fans de Cronenberg, Woods o del cine de horror intelectual y orgánico.

– Imprescindible para los que piensan que la dependencia de la electrónica es cosa de la actualidad.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies