CINEBLOG.NET

 

Carlos Saura - 1975 - 'Cria cuervos'El realizador aragonés Carlos Saura (“La caza”, 1966, “Bodas de sangre”, 1981, o “¡Ay, Carmela!”, 1990) ya era uno de los directores españoles con más presencia y reconocimiento en los festivales europeos (premiado en Berlín o Cannes) cuando creó esta parábola sobre los últimos estertores del franquismo que consiguió alabanzas unánimes donde quiera que era estrenada (la nominación en los Globos de Oro a la mejor película extranjera o el Premio del Jurado en Cannes son algunas de sus credenciales). La culpa de una niña tras la muerte de sus padres vertebra esta historia que arraigada profundamente en la idiosincrasia y los elementos habituales de la cultura española, desarrolla a la vez conceptos de importancia universal como el desencanto, la tradición, la muerte y la paternidad utilizando elementos surrealistas, alegóricos y costumbristas que nos transportan al tenebroso, mágico y no contaminado punto de vista de la infancia.

Por medio de flashbacks vemos como Ana (interpretada con distintas edades por Ana Torrent y Geraldine Chaplin) recuerda su infancia, marcada por la terrible muerte de madre. Pero la madre no parece haber abandonado del todo a Ana, la cual cree tener el poder de traerla de vuelta.

La intenciones de Saura pasan por criticar la decadencia moral y política de la época, en la que ante la inminente muerte de Franco parecían estar más abiertas que nunca las heridas del pasado; estableciendo un paralelismo entre los traumas de la protagonista y los de la sociedad española, la cual juzgaba que se comportaba como un niño asustado por las estupideces y prejuicios que le inculcan los adultos. Un film atrevido y complejo que demostraba que en España había talentos insobornables y contestatarios (como el nunca suficientemente alabado Elías Querejeta); una obra imprescindible del cine Español que también dejó para el recuerdo un icono de la música pop de los 70 (‘¿Por qué te vas?’ de Jeanette) e inauguró la fructífera relación de Saura con el llorado director de fotografía Teo Escamilla que iluminaría con igual talento sus prestigiosos musicales o la épica de “El Dorado” (1988).

 

– Para historiadores del alma humana en el pasado cercano.

– Imprescindible para conocer a un de los grandes renovadores del cine español.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies