CINEBLOG.NET

 

Robert Aldrich - 1955 - 'El Beso Mortal'Aunque a menudo se la confunde con otros dos grandes hitos del cine negro clásico, “El Beso de la Muerte” (Henry Hathaway, 1947) y “El Beso del Asesino” (Stanley Kubrick, 1955); lo cierto es que el film de Robert Aldrich (“¿Qué fue de Baby Jane?”, 1962, “El vuelo del Fénix”, 1965, o “Doce del patíbulo”, 1967), impregnado del encanto de la mejor serie B, está a años luz de la seriedad y gravedad de los films de Hathaway y (sobre todo) Kubrick. “El beso mortal” es una delirante aventura del amoral y antipático detective Mike Hammer (creado por Mickey Spillane). Al sexo y la violencia habituales del cine negro se une la paranoia nuclear propia de los años 50 en una trama inverosímil o simplemente surrealista que alcanza cotas de pura ciencia-ficción. Robert Aldrich despliega todo un repertorio de geniales recursos visuales, narrativos y sonoros (planos imposibles, cámaras subjetivas, personajes de lo más bizarros, lúgubres escenarios y una opresiva banda sonora) que lo convertirían en uno de los grandes artesanos del cine de acción.

Mike Hammer (Ralph Meeker) es un detective privado de Los Angeles que un día se encuentra en una solitaria carretera con Christina (Cloris Leachman), una joven que se ha escapado de una especie de institución mental. En la institución Mike oirá como torturan y matan a la chica.

Los impersonales bulevares y colinas de Los Angeles, por los que ya pasearan Sam Spade o Phillip Marlowe, sirven de enrarecido escenario para esta surrealista parábola del estado de crispación durante la Guerra Fría que trasciende la mera adaptación literaria. El guionista (incluido en las listas negras de Hollywood) A.I. Bezzerides añadió numerosos elementos a la trama y tranformó al protagonista en un antihéroe narcisista y amoral. Las salidas de tono genéricas y la fresca realización de Aldrich convirtió “El beso mortal” en un influyente film de culto reverenciado (y homenajeado) por directores como Quentin Tarantino (ese maletín misterioso y resplandeciente de “Pulp Fiction”, 1994), Steven Spielberg, David Lynch o cualquiera que quiera pararse un poco de vueltas con un thriller de suspense.

 

– Para cualquiera que ya se conozca de memoria las peripecias de Sam Spade y Phillip Marlowe.

– Imprescindible para los seguidores del cine negro de culto.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies