CINEBLOG.NET

 

David Lean - 1948 - 'Oliver Twist'Antes de convertirse en el más prestigioso director de superproducciones de su época (gracias a “El puente sobre el río Kwai”, 1957, “Lawrence de Arabia”, 1962, o “Doctor Zhivago”, 1965) y a pesar de los centenares de veces que Charles Dickens había sido adaptado; David Lean consiguió un magistral díptico cinematográfico que puede ser considerado la cumbre del autor inglés en la gran pantalla. Así, tras “Cadenas rotas” (1946), Lean volvió al universo de Dickens con este drama de aventuras que nos muestra la vida en los barrios bajos. Con una puesta en escena inmejorable, unos actores perfectos (genial Alec Guinnes como Fagin) y una ambientación que remite a las fotografías de John Thompson del Londres de finales del siglo XIX, las peripecias del famoso huérfano dan lugar a un despliegue de picaresca a la inglesa, comedia, tragedia y una serie de virguerías narrativas y planos magistrales que te pegan a la pantalla.

Oliver Twist (John Howard Davies) es un huérfano de 10 años que se escapa del orfanato e intenta buscarse la vida en las calles de Londres. Oliver terminará formando parte de una banda de carteristas infantiles controlados por el implacable y cruel Fagin (Alec Guinness en un papel al que se aqcusó de antisemita).

La recreación, tanto del lúgubre y sucio Londres de la revolución industrial como de la novela de Charles Dickens (primera en lengua inglesa protagonizada por un niño), es de un detallismo espectacular; transportando al espectador a un mundo tan realista como idealizado, que se refugia en la descriptiva fotografía de Guy Green (que había logrado el Oscar por “Cadenas rotas”) y en la inspirada partitura del prestigioso compositor Arnold Bax (en su única composición para un largometraje cinematográfico). Imposible resistirse a sus carismáticas interpretaciones, su impecable realización y su profesionalidad y técnica y artística; pero es que además la fuerza de la sarcástica obra maestra de la literatura en la que se inspira (publicada 110 años antes) pervive con intensidad en este drama social de alcance universal y disfrute imperecedero.

 

– Para los que odian las ‘películas-con-niño’.

– Imprescindible para conocer a uno de los grandes artesanos del cine.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies