CINEBLOG.NET

 

Charlie Kaufman - 2008 - 'Synecdoche, New York'El guionista Charlie Kaufman (“Como ser John Malkovich”, 1999, y “El ladrón de Orquideas”, 2002, ambas de Spike Jonze, que aquí ejerce de productor; u “¡Olvídate de mi!”, 2004, de Michel Gondry) debutó como director en un críptico rompecabezas retorcido y complejo que juega a mirarse a sí mismo continuamente en un relato metanarrativo que imita la manera en la que funciona nuestra mente. Las vicisitudes de un director de teatro que intenta crear la gran obra de su vida reproduciendo en el interior de un almacén la ciudad del exterior sirve a Kaufman para indagar en la creación artística (representar el todo en una parte es la condición e intención del autor) y lo que el artista deja en ella moviéndose entre distintos niveles de realidad. Con un reparto plagado de actores habituales en el cine independiente (Catherine Keener, Tom Noonan, Michelle Williams, Dianne Wiest o Jennifer Jason Leigh) y un espléndido diseño de producción que bebe conceptualmente de M.C. Escher, Kaufman crea un drama existencial con toques de comedia a veces inaccesible y otras fascinante, difícil y estimulante, en el que nada sobra.

Caden Cotard (Philip Seymour Hoffman) es un director teatral en crisis, a sus dolencias físicas se suma que su mujer lo ha dejado. Por ello, cuando consigue una beca para montar un nuevo montaje teatral, Caden concebirá una obra cuya preparación se prolongará durante años.

Tal vez la ambición conceptual del film lo haga incomprensible y denso en ciertos momentos (Kaufman parece que tomo nota para “Anomalisa”, 2015), pero es eso precisamente lo que lo hace único; una original pieza cinematográfica de esas que no puedes abarcar viéndola una sola vez. Sin duda, la inmersión de Kaufman en la hiperrealidad (esa interpretación que sin ser real es tomada por el individuo como lo verdaderamente real hasta sustituirlo completamente), puede resultar de una pedantería extrema, pero esto solo es una reacción a la complejidad excesiva de la propuesta a su incesante viaje entre la realidad (la de los personajes de la película y la de los propios creadores de esta) y la ficción. Puede que “Synechdoque, New York” sea difícil de asimilar, pero alguien tenía que hacerla.

 

– Para los que estén interesados en films monumentales que aún no han recibido la atención que merecen.

– Imprescindible para los amantes de la autorreflexión, la autoparodia y los mundos interiores.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies