CINEBLOG.NET

 

John Huston - 1948 - 'Cayo Largo'Gracias al éxito de su debut como director (“El Halcón Maltés”, 1941), en la primera época de John Huston (“La reina de África”, 1951, o “El hombre que pudo reinar”, 1975) encontramos diversas muestras de cine negro tanto dirigiendo como en su papel de guionista; y “Cayo Largo” es un brillante ejemplo de la grandeza del realizador de “El tesoro de Sierra Madre” (1948) en ambos campos. Utilizando diversos elementos del cine criminal típico de los 40 (ese gangster prototípico interpretado por Edward G. Robinson), Huston conformó un claustrofóbico ejercicio de tensión cinematográfica con un reparto espléndido y un guión (que el director firmó junto a Richard Brooks) en el que no sobra nada. Y es que más que una mera muestra de original cine negro, esta última película en la que participaron juntos Bogart y Bacall es uno de los grandes films situacionales de la historia; una visceral exploración psicológico-sociológica a partir de los tópicos del género.

Frank McCloud (Humphrey Bogart) es un veterano de guerra que llega a Floriada para visitar a la familia (Lionel Barrymore y Lauren Bacall) de un compañero muerto en combate. Pero la visita se complicará por culpa de una banda de gangsters, capitaneados por un siniestro capo (Edward G. Robinson), que los retiene en un hotel durante una gran tormenta.

Pero “Cayo Largo”, además de ser un desfile con algunos de los rostros más importantes del cine negro de la época, cuenta con la música del grandioso Max Steiner (“Lo que el viento se llevó” o “Casablanca”), la fotografía a cargo de una leyenda de la iluminación: Karl Freund (“Metrópolis” o “Sin novedad en el frente”) y una dirección soberbia (con una puesta en escena que potencia la tensión de encierro) para esta obra maestra del cine (que no obstante es considerada un film menor dentro de la excelsa filmografía de John Huston). Aunque hay quien la acusa de excesivamente teatral, lo cierto es que la construcción de sus carismáticos personajes, unos diálogos cargados de tensión e ingenio, las relaciones entre los personajes y su inmejorable control del suspense, no deján lugar a dudas de la categoría de “Cayo Largo”.

 

– Para amantes del cine negro clásico más original.

– Imprescindible para pasearse por el ‘star system’ de los años 40.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies