CINEBLOG.NET

 

John Waters - 1990 - 'Cry-Baby (El lágrima)'La carrera de John Waters vivió un nuevo esplendor en los 80 y 90 tras convertirse en los 70 en icono del underground cinematográfico gracias a “Pink Flamingos” (1972) o “Cosa de hembras” (1974). El enorme éxito comercial de “Hairspray” (1988) llevó al director de Baltimore a encadenar una serie de transgresoras y divertidas comedias como “Los asesinatos de mamá”, 1994, “Pecker”, 1998, o esta visita nostálgica, melómana y colorista a los años 50. A pesar de su estilo afectado y satírico, Waters trata con cariño a unos personajes que vuelven a componer una oda a la rebeldía y el inconformismo de la juventud; plagada de clásicos populares de los 50 (‘Sh-Boom’, ‘Mr. Sandman’, …), carismáticas canciones originales y atractivos números musicales que convierten el ‘playback’ en un elemento más con el que dibujar un mundo tan irreal como irresistible.

Los ‘Drapes’, provenientes de clases bajas, y los ‘Squares’, más acomodados, son dos bandas juveniles enfrentadas en las calles de Baltimore en los años 50. Wade ‘Cry-Baby’ Walker (Johnny Depp, con la voz de James Intveld en las canciones) es un ‘drape’ apasionado del rock & roll que un día se enamora de una ‘square’ (Amy Locane).

John Waters utiliza un argumento sencillo, con reminiscencias shakesperianas, para componer otra de sus incisivas sátiras contra la hipocresía de las clases medias-altas; vestida esta vez con la subcultura adolescente de los años 50 en una suerte de parodia de films como “Grease” (Randal Kleiser, 1978), con sus chaquetas de cuero y sus peinados esculpidos en vaselina. Además, por si el flamante espectáculo visual, la alegre banda sonora y las sibilinas intenciones de Waters no fuesen suficiente, “Cry-Baby (El lágrima)” cuenta con uno de esos repartos que parece un catálogo de actores de culto; y es que al debut como protagonista cinematográfico de Johnny Depp se unen músicos como Iggy Pop, ex-estrellas porno como Traci Lords, hitos del underground como Joe Dallesandro, sex-symbols rancios de los 50 como Troy Donahue, Willem Dafoe o habituales de Waters como Mink Stole o Patricia Hearst).

 

– Para nostálgicos de los 50 tendentes a la ironía.

– Imprescindible para interesados en iniciarse en la filmografía de John Waters.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies