CINEBLOG.NET

 

Christopher Morris - 2010 - 'Four Lions'Proveniente de la televisión inglesa como director y actor (era el histriónico jefe de “Los Informáticos”), Chris Morris se atrevió a hacer comedia de lo que la gente normal ni siquiera se atreve a hablar (y no digamos los medios de comunicación): un atentado islámico desde el punto de vista de los propios terroristas. Morris (coautor también del guión) construye una satírica comedia negra divertidísima, inteligente, comprometida, humanista (con unos buenos retratos psicológicos), osada, inclasificable y en sus mejores momentos un prodigio de originalidad tronchante que pone en tela de juicio el fanatismo religioso. “Four Lions” camina entre la parodia y el realismo con una habilidad digna de Billy Wilder p los Monty Python; paseando a sus descerebrados personajes por situaciones que estamos acostumbrados a ver más en las Noticias que en una comedia (por muy británica que sea).

El film sigue, en el intento de inmolarse en su ciudad, a unos incompetentes musulmanes ingleses (un idiota radical, un tonto del culo, un rapero nefasto y un par de hermanos algo ingenuos pero bienintencionados). Para entrenarse acudirán a Pakistán (aunque en realidad era Almería), a un campo de entrenamiento para la yihad del que tendrán que salir antes de lo que pensaban.

“Four Lions” denuncia el fanatismo religioso, proponiendo que los que se dejan convencer para cometer un asesinato masivo por sus creencias no pueden más que ser unos ignorantes, o sencillamente idiotas. Pero a pesar de la sangrante crítica, Morris no fomenta un estereotipo islámico, contemplando también a los que condenan la ‘lucha armada’ y convirtiéndolos en una ignorada voz de la cordura. Así, siguiendo la estela de la tradición de comedia bélica televisiva inglesa (“Dad’s Army”, 1968-77, o “‘Allo ‘Allo!”, 1982-92) Morris consiguió una punzante farsa en torno al terrorismo islámico de las que no te dejan indiferente; tan sorprendente como osada, con unos diálogos sangrantes, jugosos secundarios y algunas de las escenas más inclasificables del cine moderno (como ese cuervo explosivo).

 

– Para buscadores de comedias que sepan ir más allá del humor físico y del escatológico.

– Imprescindible para los que gustan de que la sonrisa se les hiele en la cara.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies