CINEBLOG.NET

 

188 - Joel Schumacher - 1987 - 'Jóvenes Ocultos'El director neoyorquino Joel Schumacher comenzó su carrera con una serie de películas de culto que parecían deparar un futuro brillante. A films generacionales (“St. Elmo, punto de encuentro”, 1985) e icónicas críticas sociales (“Un día de furia”, 1993), Schumacher sumó el terror existencialista adolescente (el vampirismo como metáfora de la ‘rebelión de la juventud’) con regusto a comic y cultura popular ochentera de “Jóvenes Ocultos”, la cual se puede ver como un díptico sobre la juventud junto a la siniestra “Línea Mortal” (1990). Su entretenida mezcla de géneros (romance, comedia, acción, …), su esmerado trabajo en la construcción de los personajes (con un amplio abanico de edades desde el prepúber al que nadie hace caso al excéntrico abuelo) y su acertada estética (que remite a ese ‘barroquismo’ reciclado que caracteriza a los ‘Niños Perdidos’ de “Peter Pan” a los que hace referencia el título original) convirtieron en film en un objeto de adoración inmediata.

Sam (Corey Haim) y Michael Emerson (Jason Patric) son dos hermanos que se trasladan con su madre (Dianne Wiest) a Santa Clara, una tranquila ciudad de California. Sam, el pequeño, se hará amigo de unos frikis cazavampiros (Corey Feldman y Jamison Newlander como los hermanos Frog), mientras que su hermano mayor Michael se enammorará de una chica (Jami Gertz) que lo llevará a relacionarse con un grupo de jóvenes liderados por el agresivo David (Kiefer Sutherland).

Junto a otras películas de la época (“Los viajeros de la noche”, Kathryn Bigelow, 1987; o “Noche de Miedo”, Tom Holland, 1985), “Jóvenes Ocultos” revitalizaba el míto vampírico, esta vez asimilándolo al espíritu ‘High School’ de los 80, creando un film divertido, siniestro y lleno de sorpresas que unió por primera vez a una de las parejas más populares del cine adolescente de finales de los 80: los dos Coreys, Haim y Feldman (“Papá Cadillac”, 1988, de Greg Beeman, o “Una chica de ensueño”, 1989, de Marc Rocco) al ritmo de INXS, Roger Daltrey o Echo & the Bunnymen. Su enorme éxito ha propiciado diversas secuelas de inferior calidad, novelas y cómics.

 

– Para los que añoran el terror adolescente de los 80.

– Imprescindible para recuperar a un, hoy día de capa caída, Joel Schumacher en su cumbre creativa-comercial.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies