CINEBLOG.NET

 

84 - Robert Altman - 1973 - 'Un largo adiós'El cinismo sarcástico del famoso detective privado Philip Marlowe y la crítica a la corrupción y decadencia de la sociedad estadounidense (u occidental) que Raymond Chandler desarrollaba en su novela “El largo adiós” (1953), combinaron perfectamente con el espíritu desencantado de los 70 (a donde además se traslada la trama) y con la original personalidad cinematográfica de Robert Altman (“Nashville”, 1975, o “Vidas cruzadas”, 1993); el cual encaró esta ácida joya del cine negro moderno con el mismo afán de desmitificar, parodiar y reinventar géneros clásicos que había esgrimido en el cine bélico (“M.A.S.H.”, 1970) o el western (“Los vividores”, 1971). Altman y el veterano guionista Leigh Brackett (habitual de Howard Hawks, para quien coescribió una de las piezas angulares del cine negro: “El sueño eterno”, 1946) compusieron un irónico e incisivo retrato de la superficial y egoísta ciudad de Los Angeles sin dejar de lado totalmente los clichés habituales del género.

Philip Marlowe (Elliott Gould) es un detective privado que una noche recibe la visita de su amigo Terry Lennox (el jugador de béisbol Jim Bouton), con el cual volará hasta Tijuana. Pero a su regreso en Los Angeles, descubre que Terry es sospechoso de haber asesinado a su mujer y es detenido por cómplice. Pero cuando el cadáver de Terry es encontrado en México Philip es puesto en libertad.

A través del protagonista (un perdedor íntegro y descuidado), “Un largo adiós” evoca la moral de los tiempos dorados del cine negro (esos del ‘American Way of Life’); contraponiéndola a la agresiva y descontenta sociedad de los 70; resultando una inteligente sátira estupendamente iluminada por Vilmos Zsigmond (desde el brillante sol de California a contrastada penumbra) y musicada por el multioscarizado John Williams (que también compuso el ecléptico tema ‘The long goodbye’). Una de las cimas (con permiso de “Chinatown”, 1974, de Roman Polanski) de esa ‘pequeña edad de oro’ que el cine negro tuvo a principios de los 70 (James Gardner o Robert Mitchum también interpretaron a Marlowe en varios films de la época).

 

– Para amantes de los géneros clásicos revisitados.

– Imprescindible para entender el discurso ideológico de Robert Altman.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies