CINEBLOG.NET

 

David Cronenberg - 1991 - 'El Almuerzo Desnudo'Aunque vilipendiada en su momento por considerarla un batiburrillo confuso de la obra de William S. Burroughs y de su vida mezclada con las obsesiones del propio Cronenberg (lo que en cierto modo también es), “El almuerzo desnudo” pronto comenzó a atraer a una legión de fans por su condición de alucinada reflexión sobre la locura y la adicción en clave de cine negro, fantástico y de terror; amén de encajar perfectamente en la filmografía del director canadiense (“Videodrome”, 1983, “La mosca”, 1986, o “Inseparables”, 1988). Bizarra fusión kafkiana de los universos visuales y conceptuales de Cronenberg y Burroughs en la que se relata el estado de alteración de conciencia del escritor, enganchado a la heroína, mientras creaba “El Almuerzo Desnudo”; desarrollando también conceptos claves en la filmografía de Cronenberg como la ‘nueva carne’, la enfermedad y la mutación. Una de las más brillantes y atrevidas fusiones de dos universos creativos que ha visto el cine.

William Lee (Peter Weller) es un exterminador de insectos que comienza a tener extrañas visiones muy vívidas en las que una especie de bichos antropomórficos le asignan la misión de matar a su esposa. Lee huye a un pesadillesco lugar donde comienza a escribir con una máquina de escribir que no es lo que parece.

El interés por el retrato psicológico que se hacía cada vez más evidente en la evolución del director de “Vinieron de dentro de…” (1975) se pone aquí al servicio del motivo temático fundacional de la metanarración: la creación artística, sus entresijos y dificultades. Así, Cronenberg se proyecta también en ese protagonista alucinado y en problemas, que se enfrenta a un mundo que cada vez es más extraño y peligroso; creando un ambicioso juego de ‘espejos autorales’ que no siempre tiene correspondencia en el a veces algo torpe proceder de la película (se la acusó de simplificar la obra de Burroughs). Sea como sea, “El almuerzo desnudo” nos ofrece un lúgubre y paranoico descenso a los infiernos de la locura, con un impecable diseño artístico (y vestuario o efectos especiales), un reparto excelente y un director con mucha intención.

 

– Para cinéfilos con espíritu turbio y mucho estómago.

– Imprescindible para amantes de Cronenberg… y de Burroughs.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies