CINEBLOG.NET

 

92 - Mary Harron - 2000 - 'American Psycho'Con una carrera desarrollada mayormente en televisión (en series como “Oz”, 1997-2003, o “A dos metros bajo tierra”, 2001-05), Mary Harron (“Yo disparé a Andy Walhol”, 1996, “Bettie Page: la chica de las revistas”, 2005) no parecía la elección más adecuada para la adaptación del best seller de Bret Easton Ellis. Pero la fuerza y la crudeza del material literario, una profesionalidad fría y perfeccionista por parte de Harron y una interpretación convertida ya en icono cinematográfico hicieron de este violento thriller criminal, que nos presenta un insólito asesino en serie, todo un fenómeno de culto. Un excelente plantel de secundarios (Justin Theroux, Chloë Sevigny, Jared Leto, Willew Dafoe, Reese Witherspoon, …), una banda sonora del mítico John Cale y una tendencia al gore y a la crítica social pesimista, son las bazas que juega esta suerte de alegórico film de terror.

Patrick Bateman (un desalmado Christian Bale) es un ‘yuppie’ trajeado del Nueva York de los 80, un snob ‘metrosexual’ redomado obsesionado con las rutinas diarias y el pop comercial. Pero esconde un secreto, para compensar la frustración que le provoca su trabajo y su vida, pega, tortura y mata prostitutas y quien se le ponga por delante.

“American Psycho” nos sumerge en ese implacable mundo de los brokers de Wall Street de los 80, trasladando muy pertinentemente esa vorágine de ambición, lujo y artificialidad (excelente la secuencia de las tarjetas de visita) a la perturbada mente de un desbocado psicópata y sociópata amante de Phil Collins y Huey Lewis (Patrick Bateman ya aparecía en la anterior novela de Ellis, protagonizada por su hermano Sean Bateman y llevada al cine por Roger Avary en la infravalorada “Las reglas del juego”, 2002); logrando una metáfora perfecta de la falta de códigos morales y la decadencia de una clase alta que vive ajena a la realidad social, protegidos por una burbuja de estatus económico (una de las explicaciones de su ambiguo e inusual final), un trasunto sangriento del Gordon Gecko de “Wall Street” (Oliver Stone, 1987). Tal vez, el film de Mary Harron sea excesivo, morboso, sangriento y cruel; pero nada de eso es gratuito.

 

– Para los que se ponen de lado del asesino en los films de ‘psycho killers’.

– Imprescindible para los que sean demasiado perezosos para leer la novela.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies