CINEBLOG.NET

 

104 - Robert Fuest - 1971 - 'El Abominable Dr. Phibes'Tras convertirse en uno de los secundarios más inquietantes y reconocibles durante los años 40 (“Laura”, 1944, de Otto Preminger, o “Que el cielo la juzgue”, 1945, de John M. Stahl), Vincent Price se forjó un estatus de auténtico icono del horror gracias a clásicos del género como “Los crímenes del museo de cera” (André de Toth, 1953) o “La Mosca” (Kurt Neumann, 1958); además de convertirse en actor fetiche de otros mitos del género como William Castle (“Escalofrío”, 1959, o “La mansión de los horrores”, 1959) o Roger Corman (“La caída de la casa Usher”, 1960, o “La máscara de la muerte roja”, 1964). Ya en los 70, un crepuscular e impagable Vincent Price logró uno de sus papeles más carismáticos con esta joya de culto en la que mezclando diversos mitos del horror gótico (como el Fantasma de la Ópera o Quasimodo) y del kitsch más retorcido, el irregular Robert Fuest (“De repente, la oscuridad”, 1970) consiguió una de las más detacables producciones de la American International Pictures (productora especializada en Serie B de terror y ciencia-ficción cuyo director estrella fue Roger Corman).

El diabólico Dr. Phibes (Vincent Price) es un misterioso organista que decide asesinar a los médicos culpables de la muerte de su amada esposa basándose en la Biblia (en las 10 plagas de Egipto particularmente), mientras la policía le sigue el rastro.

Perversa, grotesca, irreal, con unos crímenes verdaderamente ingeniosos, una partitura memorable, una original concepción estética y un sentido del ridículo inexistente, “El abominable Dr. Phibes” tal vez ya no provoque terror en el espectador actual, pero sigue siendo un ejercicio de estilo inolvidable, cargado de humor negro, reminiscencias bíblicas y con el romántico y grueso trazo de los films de la productora inglesa Hammer. Ese particular mundo en el que la venganza es mejor cuanto más retorcida y excesiva tuvo continuación en una divertida secuela (“El retorno del Doctor Phibes”, 1972) en la que repitieron Fuest y Price, consolidando la popularidad de ese artista de la venganza que es el doctor Phibes.

 

– Para amantes del cine de terror de culto más bizarro.

– Imprescindible para vengadores retorcidos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies