CINEBLOG.NET

 

26 - Josef von Sternberg - 1928 - 'La última orden'En los estertores finales del cine mudo se estaba perfeccionando tanto el arte de contar historias por medio de la imagen silente que vieron la luz obras tan profundas, complejas y magistrales como este poderoso drama que mezcla el retrato psicológico con la crónica social e histórica y la crítica a la industria cinematográfica. Antes de sus aclamadas colaboraciones con Marlene Dietrich (“El ángel azul”, 1930, o “El expreso de Sanghai”, 1932), en 1928, el siempre osado realizador austrohúngaro Josef von Sternberg dirigió dos expléndidos dramas: la tenebrosa “Los muelles de Nueva York” y “La última orden”; historia basada en la historia real de Theodore A. Lodigensky, un general ruso exiliado tras la Revolución de 1917, que acabó como extra en Hollywood. El resultado fue una aguda reflexión sobre ‘las vueltas que da la vida’ y una de las mejores muestras de ‘cine dentro del cine’ jamás rodada.

El duque Sergius Alexander (Emil Jannings, que logró el Oscar por esta interpretación), primo del Zar de Rusia y comandante del ejército malvive como extra en producciones hollywoodienses a finales de los años 20. El director Leo Andreyev (William Powell), lo contratará para una película ambientada precisamente en la Revolución que cambió su vida.

Emil Jannings, una de las más rutilantes estrellas del cine mudo, devora la pantalla como este aristócrata venido a menos en este relato sobre las casualidades de la vida, cuidadosamente rodado e iluminado, que establece un ingenioso y osado paralelismo entre las injusticias dictatoriales y los totalitarismos hollywoodienses, creando un sugerente juego de espejos a través de diversos niveles de significado que tienen su catalizador en el oficio de actor y en como el cine ha de ser un reflejo de la realidad. La libertad creativa de von Sternberg terminaría fagocitada por la industria (aunque rodaría algún film reseñable tras los años 30) y la carrera de Emil Jannings sucumbió a la llegada del sonoro, pero siempre quedarán obras maestras como esta para demostrar el inmenso talento de una generación de cineastas curtidos en la vida tanto como en el cine.

 

– Para todos los que sepan disfrutar con el cine mudo.

– Imprescindible para los amantes de las historias ‘bigger-than-life’.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies