CINEBLOG.NET

 

George Stevens - 1951 - 'Un lugar en el sol'Los años 50 fueron una década dorada para el melodrama; la época en la que el maestro del género Douglas Sirk hizo sus mejores trabajos (“Sólo el cielo lo sabe”, 1955, o “Escrito sobre el viento”, 1956). Opuesto al barroquismo estético y conceptual de estos encontramos este truculento drama social dirigido por George Stevens (“En alas de la danza”, 1936, “Raíces profundas”, 1953, o “Gigante”, 1956), reflexión pesimista y tragedia moderna sobre las relaciones y la condición humana, rodada en un apagado blanco y negro (a cargo de William C. Mellor), que utiliza las clases sociales y el poder como leit-motiv narrativo (sin recurrir a los simbolismos habituales del cine de Sirk). Con un tempo pausado que denota la actitud un tanto nihilista o triste del protagonista, Stevens costruye un collage amargo y cruel con piezas como la excelente banda sonora de Franz Waxman o el gris vestuario de Edith Head.

George Eastman (Montgomery Clift) es un joven sin recuersos que consigue un humilde trabajo en la empresa de su millonario tío. Allí conoce a humilde Alice (Shelley Winters), con la que comienza a salir. Pero esto será un problema cuando se enamore de la acomodada Angela (Elizabeth Taylor) gracias a los contactos con su tío.

“Un lugar en el Sol” parece mirarse en esos melodramas existenciales de finales del cine mudo cargados de amores imposibles, barreras de clase y emotivos desenlaces (“Amanecer”, 1927, de F.W. Murnau o “Y el mundo marcha”, 1928, de King Vidor); logrando una de las más agrias miradas a la sociedad estadounidense (con su culto al éxito y su obsesión con el poder) que ha dado el cine hollywoodiense. La habilidosa puesta en escena del profesional George Stevens se apoya en unas excelentes interpretaciones (que bordean la sobreactuación), con secundarios como Anne Revere o Raymond Burr, y en unos esmerados apartados artísticos, que dan intensidad a este oscuro y cruel cuento de la cenicienta que triunfó tanto en las taquillas como en los premios de la Academia (logró 6 Oscars, incluidos el de mejor director, guión, fotografía o banda sonora).

 

– Para seguidores de los grandes melodramas de la historia del cine.

– Imprescindible para reivindicar al siempre de culto Montgomery Clift.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies