CINEBLOG.NET

 

032 - Paul Verhoeven - 1990 - 'Desafío Total'Concebido como un festival pirotécnico-existencial a ritmo trepidante y cargado de resultones efectos especiales (además de un Arnold Schwarzenegger en plena forma); esta adaptación de un relato del siempre complejo Philip K. Dick constituye una de las cumbres del humor pasado de vueltas y la exploración escatológica y violenta, con forma de Blockbuster, del holandés Paul Verhoeven (“Eric, oficial de la reina”, 1977, “Instinto Básico”, 1992, o “El libro negro”, 2006). Sin cortarse un pelo, Verhoeven nos pasea por un Marte en el que los intereses económicos están por encima de los propios ciudadanos, un mundo poblado de mutantes viviendo sobre una ancestral cultura marciana que sirve al holandés para confeccionar otro de sus discursos sociales enmarcados en un hiperbólico caparazón tan radical y original como brutal; un thriller de ciencia-ficción con trasfondo en el que se juega con la realidad y la ilusión para hablarnos de la condición humana y su instrumentalización.

En el año 2084, Doug Quaid (Schwarzenegger) es un obrero que sueña con ir a Marte. Así que decide ir a ‘Memory Call’, una empresa donde te implantan recuerdos. Pero algo sale mal y Quaid se ve envuelto en una retorcida trama política llena de persecuciones, tiroteos y explosiones.

Como había hecho en “RoboCop” (1987), y volvería a hacer con “Starship Troopers”, 1997), Paul Verhoeven utiliza el distanciamiento que dan los relatos sobre el futuro para llevar a cabo una serie de transgresiones que van de las simplemente gamberras y hasta los más sangrantes comentarios sobre la política y la moral; poniendo al descubierto las paradojas del ser humano en sociedad, sus deseos y sus miserias, provenientes de un aleccionamiento del estado encaminado a adocenar y alienar a las masas. Una colección de momentos memorables (la escena del aeropuerto, la prostituta de tres pechos, la aparición de Kuato, la extracción del chic, …) que hacen de la ultraviolencia y la virgería argumental (“Desafío Total”, 2012, de Len Wiseman se quedó a medio camino en esto) un vehículo más que adecuado para el insolente y desafiante discurso de Paul Verhoeven.

 

– Para los que rastreen influencias europeas en Hollywood.

– Imprescindible para los incondicionales de la ciencia-ficción de acción.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies