CINEBLOG.NET

 

142 - Kathryn Bigelow - 1995 - 'Días extraños'Cuatro años después del éxito de “Le llaman Bodhi” Kathryn Bigelow (primera mujer que ha ganado un Oscar a la mejor dirección, por “En Tierra Hostil”, 2008) dirigió esta distopía futurista decadente y apocalíptica, con guión de su ex-marido James Cameron (estuvieron casados de 1989 a 1991), en la que se reflexiona sobre las adicciones y la tecnología en un oscuro ambiente de cine negro ciberpunk. Buenas escenas de acción marca de la casa Bigelow y una nada velada crítica social en forma de relato criminal de ciencia-ficción son las claves de este film de culto que pasó desapercibido en el momento de su estreno. El cambio de milenio, con ese espíritu que parecía anunciar el fin del mundo, y la entonces de moda realidad virtual encajaban perfectamente con una trama de thriller tecnológico que se mira en los films detectives clásicos a la vez que advierte sobre los peligros del uso irresponsable de la tecnológica.

Poco antes de acabar 1999, entre las orgiásticas celebraciones del fin de siglo, Lenny Nero (Ralph Fiennes) es un ex-policía que se dedica a vender grabaciones mentales ilegales con las que las personas pueden experimentar las experiencias de otros. Ayudado por una conductora de limusinas (Angela Bassett) y un antiguo compañero (Tom Sizemore), Nero intentará cazar a un asesino que le manda grabaciones de sus crímenes.

“Días extraños” se inspira y homenajea a toda una serie de films que se enmarcan en los distintos géneros en los que se mueve: desde la obsesión y la investigación de “Vértigo” (Alfred Hitchcock, 1960) o el escabroso thriller criminal que fue “El fotógrafo del pánico” (Michael Powell, 1960) hasta la ciencia-ficción ‘noir’ distópica de “Blade Runner” (Ridley Scott, 1982) o la fusión con la tecnología de “Videodrome” (David Cronenberg, 1983). Como en las mejores andanzas de Sam Spade o Philip Marlowe, esta vibrante, violenta y pesimista visión del futuro también tiene lugar en su enrevesada trama llena de giros de guión para conspiraciones, encubrimientos y corrupción de los que ostentan el poder, criticando el elitismo y el poco respeto a la ley de las élites económicas.

 

– Para los que gustan de las fábulas disfuncionales en un futuro próximo.

– Imprescindible para los que confeccionan el Top Ten del cine de ciencia-ficción de los 90.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies