CINEBLOG.NET

 

Jacques Becker - 1960 - 'La Evasión'El refinado gusto cinéfilo de la primera Nouvelle Vague (o, según se mire, el final del clasicismo francés) dio obras tan originales como “La Evasión” sin dejar de lado los grandes argumentos del cine clásico. Con “La evasión”, el veterano director francés Jacques Becker (“París, bajos fondos”, 1952, “No tocar la pasta”, 1954, o “Los amantes de Montparnasse”, 1958), que falleció antes del estreno del film, convirtió un drama carcelario de fugas, basado en una historia real (novelizada por José Giovanni), en una suerte de cine realista; un semi-documental sencillo pero de una minuciosidad y precisión soberbia. Becker consigue con este austero ejercicio de estilo explotar al máximo un puñado de actores semiprofesionales, un escenario muy reducido y una trama tan simple como efectiva. “La evasión” logra convertirse en una imperecedera y desgarradora reflexión sobre la libertad y la existencia, sobre la colaboración entre las personas como la única manera de superar barreras.

Claude Gaspard (Marc Michel) está encarcelado injustamente, por el intento de asesinato de su mujer. Su llegada a una nueva celda lo pone en contacto con un grupo de presos que están preparando una fuga escabando un túnel. Claude se unirá a la operación.

Jacques Becker parece seguir la senda marcada por Robert Bresson en dramas minimalistas, con trasfondo criminal, desprovistos de cualquier artificio como “Un condenado a muerte se ha escapado” (1956) o “Pickpocket” (1959); prescindiendo de banda sonora y reduciendo al mínimo los diálogos y la variedad de planos y encuadres (tampoco hay créditos al inicio del film). El resultado es una especie de neorrealismo de género, una oda a la autenticidad (algunos actores se interpretan a sí mismos) potenciada por una claustrofóbica atmósfera fríamente expresionista que nos sumerge en los oscuros pasillos y los lúgubres túneles creando tensión casi de la nada; y dejando para el recuerdo algunas de las escenas más intensas del cine de los 60 (como cuando durante cuatro minutos, sin ningún efectismo, asistimos a como tres presos abren un boquete en el cemento).

 

– Para cualquier amante del cine sin artificios.

– Imprescindible para fans de Bresson que quieran jugar a las comparaciones.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies