CINEBLOG.NET

 

Roy Rowland - 1953 - 'Los 5000 dedos del Dr. T'La única incursión en el cine (como guionista) del famoso escritor e ilustrador de libros infantiles Dr. Seuss (autor de “¡Cómo el Grinch robó la Navidad!”) es una divertida y excéntrica muestra de cine familiar bizarro y chillón, hecho a base de colorido cartón piedra y una imaginación desbordante; con la que el competente artesano Roy Rowland (“El sol sale mañana”, 1945, “¡Viva Las Vegas!”, 1956, o “Tormenta sobre el Pacífico”, 1966) consiguió una joya diferente e imperecedera del cine para todos los públicos. Delirio technicolor en el que la fantasía y las alucinaciones se unen a los miedos y las ansiedades de la infancia para crear una película de culto (con influencias obvias en el universo de Tim Burton por ejemplo) por todo lo alto con un villano memorable y una alocada trama surrealista que aún hoy día sigue manteniendo la magia y el encanto de entonces.

El Dr. Terwilliker (Hans Conried) es un profesor de piano inquisitorial y estricto. Bart (Tommy Rettig), uno de sus alumnos, sueña que el malvado doctor lo tiene encerrado junto a 499 niños para tocar un piano gigante. El único que podrá ayudarlo es un intrépido fontanero (Peter Lind Hayes).

Tras el enorme éxito del corto animado “Gerald McBoing-Boing” (Robert Cannon, 1950), basado en una historia del Dr. Seuss, este confeccionó un guión cargado de canciones y con reminiscencias de la aún reciente II Guerra Mundial; haciendo de su diabólico villano un trasunto extravagante de Hitler o Mussolini con el que reflexionar sobre la egomanía y la instrumentalización de la humanidad. Las aspiraciones conceptuales de “Los 5.000 dedos del Dr. T” y su original propuesta estética y musical no gustaron al público de los 50, que condenaron al olvido a este onírico ‘tour de force’ audiovisual. Pero las mismas razones (su siniestro trasfondo o su impresionante diseño artístico) terminaron por convertirla en una película de culto adorada por el público moderno. Surrealista, psicodélica y alucinada demostración de que el cine infantil no tiene porqué ser una retahíla de tópicos facilones que tratan a los niños como si fuesen tontos.

 

– Para quien no quiera tener que ponerle a sus hijos una plana película infantil del montón.

– Imprescindible para los amantes del cine familiar más estrafalario y pesadillesco.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies