CINEBLOG.NET

 

Sydney Pollack - 1975 - 'Los tres días del Cóndor'Excepcional thriller de espionaje dirigido por un Sydney Pollack (“Danzad, danzad, malditos”, 1969, “Las aventuras de Jeremiah Johnson”, 1972, o “Tootsie”, 1982) en su mejor momento, a pesar de que la lluvia de premios le llegaría diez años después con “Memorias de África” (1985). Pollack consiguió plasmar en la pantalla el espíritu pesimista, desconfiado y conspiranoico (ya presente en la novela de James Gray en la que se basa) que reinaba en los 70 tras el escándalo Watergate y la dimisión de Richard Nixon; asomándose a una sociedad herida por intrigas de poder y corrupción gubernamental. Pero a pesar de que el film fue calificado de ‘propaganda política’, “Los tres días del cóndor” es sobre todo un estupendo espectáculo de cine de espías; un intrigante ejercicio con aliento clásico (el filósofo posestructuralista Jean Baudrillard  lo calificaría de ‘retro-cine’) cargado de tensión, buenas ideas, un magistral uso del suspense y una profundidad en los personajes digna de elogio.

Joseph Turner (Robert Redford) es un funcionario de la CIA que se dedica a leer libros para detectar mensajes cifrados. Un día, al llegar a la oficina encuentra que todos sus compañeros han sido asesinados y emprende una huida por su vida que hará que se cruce con Kathy Hale (Faye Dunaway), con la que tendrá más que aventuras.

Un versátil Robert Redford en plena forma y un gran reparto de secundarios (Cliff Robertson, Max Von Sydow, John Houseman, …), interpretando a personajes complejos y nada complacientes, elevan la profundidad de esta bien llevada trama que deja en ridículo a la gran mayoría de thrillers actuales. Por no hablar de uno diálogos inteligentes, la interesante banda sonora de Dave Grusin a base de jazz, una atmósfera de peligro inminente repleta de suspense (en la que es difícil dar con la solución) o un memorable final. Sydney Pollack volvería al género 20 y 30 años después con “La Tapadera”, 1993, y “La Interprete”, 2005; adaptando la sobria puesta en escena y el tempo pausado de “Los tres días del cóndor” a los nuevos tiempos con resultados bastante inferiores.

 

– Para los que sepan que hay cine de espías más allá de James Bond.

– Imprescindible para los interesados en lo que Baudrillard llamó ‘retro-cine’.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies