CINEBLOG.NET

 

Oliver Stone - 1986 - 'Salvador'Tras sus pinitos en el cine de terror y como guionista de primera fila (gracias a “El Expreso de Medianoche”, 1978, de Alan Parker, por la que ganó su primer Oscar, o “El Precio del Poder”, 1983, de Brian De Palma), Oliver Stone se destapó en 1986 como director a tener en cuenta con dos grandes films en los que el cine bélico y el compromiso político y social se entremezclaban: “Platoon” y “Salvador”, relato que funciona como sinécdoque de los conflictos centroamericanos en los años 80, en los que el gobierno de EE.UU. y los intereses económicos  mandaban. Así el director de “Nacido el cuatro de julio” (1989) construyó una crítica al intervencionismo americano que trata de ser una declaración de intenciones por parte de Oliver Stone (que se considera de izquierdas pero estadounidense, que no se considera comunista y aboga por la complejidad ideológica); además de una acertada reconstrucción histórica de uno de los conflictos más sangrientos de los 80 y un buen thriller de aventuras bélicas.

Richard Boyle (un genial James Woods en su mejor momento) es un periodista vicioso y mujeriego que se traslada a El Salvador junto a su jocoso amigo (James Belushi) para cubrir el enfrentamiento bélico entre el Ejército y el Frente de Liberación Nacional. Allí conocerá a María (Elpidia Carrillo) y se involucrará en su causa más de lo que pensaba.

Basada en las experiencias del Rick Boyle real (también coguionista del film), “Salvador” comienza como una especie de “Miedo y asco en Las Vegas” realista para transformarse en una pesadilla sin concesiones cargada de corrupción política y militar, escuadrones de la muerte e injusticias varias. La arrolladora interpretación de James Woods, la sudorosa fotografía de un genial primerizo Robert Richardson (ganador de tres Oscars y habitual también de Scorsese y Tarantino) o su suicida estudio psicológico de personajes; son elementos suficientes para pasar por alto ciertas inconsistencias y descuidos en su argumento y su ambientación (el acento mexicano de los salvadoreños, por ejemplo). Cine político comprometido, emocionante y entretenido, vibrante y bien hecho.

 

– Para quien quiera descubrir la filmografía del siempre comprometido y polémico Oliver Stone.

– Imprescindible para quien no conozca a James Woods.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies