CINEBLOG.NET

 

Paul Verhoeven - 1973 - 'Delicias Turcas'El siempre polémico Paul Verhoeven (incluso en su etapa estadounidense en la que fue muy criticado por la violencia supuestamente reaccionaria de “Robocop”, 1987, “Desafío Total”, 1990, o “Starship Troopers”, 1997) dio a conocer al mundo el cine holandés con esta historia (su segundo largometraje) de amor explícito, fresco y desenfadado, en la que fluidos y excrecciones se convierten en extensiones de las relaciones emocionales y carnales; y la sinceridad y el naturalismo funcionan como una suerte de señas de identidad de los personajes y del propio director. Auténtico compendio de la revolución sexual de los 60, “Delicias Turcas” es además una joya moderna de narrativa desestructurada y realismo feísta con una serie de arriesgadas escenas sexuales que evocan la libertad, el feminismo y los ideales de finales de los 60 (así como su fracaso) como símbolo de la juventud y como cede sus fantasías y deseos ante la cuadriculada ‘realidad social’.

Eric (Rutger Hauer) y Olga (Monique van de Ven) son dos jóvenes que se conocen haciendo autostop. La acomodada familia de Olg ano acepta a Eric, el cual vive miserablemente, pero sin tener que dar explicaciones a nadie, haciendo lo que quiere. Aún así, Eric y Olga se casan.

“Delicias Turcas” fue un inmenso éxito en Holanda (donde sigue siendo uno de los films más taquilleros de la historia) y llevó la carrera de Paul Verhoeven a grandes obras como “Eric, oficial de la reina” (1977), “El cuarto hombre” (1983) o “Los señores del acero” (1985); y en parte fue debido a unos entregados actores en estado de gracia (inmenso Rutger Hauer, el Roy Batty de “Blade Runner”, 1982, de Ridley Scott), que se entregan a un osado recital de desnudos frontales, atletismo sexual y escatología romántico-fetichista enfrentándose a la hipocresía y la opresión de las normas sociales impuestas por el hipócrita sistema establecido. Todo un panfleto libertario de carácter sexual que, no obstante, tiene un tono amargo que delata que ya no estamos en los 60, sino en los 70; y todas aquellas ideas parecían haber desembocado en desencanto.

 

– Para los que buscan cine erótico con sustancia.

– Imprescindible para entender la liberación sexual y el amor libre.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies