CINEBLOG.NET

 

147 - Terence Fisher - 1958 - 'Drácula'Fundada en 1934, la ya legendaria productora Hammer Productions comenzó a finales de los años 50 a revisitar los monstruos clásicos popularizados por Carl Laemme (Frankenstein, Drácula o la Momia) desde un punto de vista menos ingenuo que la Universal de los años 30. El mejor director del estudio, Terence Fisher (“La maldición de Frankenstein”, 1957, “El perro de Baskervilles”, 1959, “La novia del diablo”, 1968), se hizo cargo de muchos de estos films a base de terror gótico, violencia y algo de erotismo. El Drácula de la Hammer hizo olvidar a las nuevas generaciones la teatralidad de Bela Lugosi, sustituyéndola por la imponente presencia de Christopher Lee, siniestra y elegante, y una inolvidable ambientación que sirvió como ejemplo para todo el cine de terror británico posterior. Toda una joya del cine que nos demuestra como un film de explotación se puede convertir en una obra maestra.

Jonathan Harker (John Van Eyssen) llega a un castillo de Transilvania, propiedad del conde Drácula (Christopher Lee), para ejercer de bibliotecario. Nop tardamos en descubrir que en realidad Jonathan es un cazador de vampiros que ha venido a acabar con el conde; empresa que no podrá llevar a cabo cuando el mismo se convierte en un no-muerto a manos de una sugerente mujer vampiro.

Convertidos en iconos del cine de terror gracias a este film (y a sus roles de Victor Frankenstein y la Criatura), Christopher Lee (Drácula) y Peter Cushing (Van Helsing) desprenden cierto glamour romántico y sucio que solo la Hammer (Fisher a la cabeza) sabía imprimir a sus películas. Y es que “Drácula” añadió sangre a la ecuación vampírica, resaltado el rojo por su intenso Technicolor, imprimiendo a su victoriana atmósfera sombría y pesadillesca un, hoy omnipresente, carácter vírico y biológico al mito de Drácula. Escenarios, vestuario, caracterización (con un buen trabajo de maquillaje y efectos especiales), la romántica melodía de James Bernard o la impresionista fotografía de Jack Asher; todo está en perfecta concordancia para lograr uno de los mejores films de terror de la historia.

 

– Para los que se pregunten porqué algunos se indignan con el tratamiento vampírico de “Crepúsculo”.

– Imprescindible para recuperar al Drácula más prolífico de la historia (Lee) y a uno de los artesanos del cine de género más olvidados (Fisher).

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies