CINEBLOG.NET

 

87 - John Dahl - 1994 - 'La última seducción'Dedicado en los últimos años a series como “Dexter”, “Justified” o “Californication”, John Dahl era, a principios de los 90, la gran esperanza del cine negro moderno gracias a “La muerte golpea dos veces” (1989), “Red Rock West” (1993) y la mejor de todas: “La última seducción”, thriller duro y serio construido alrededor de una ‘femme fatale’ memorable (casi un ‘Ángel Exterminador’ de la bondad y las debilidades humanas, particularmente las masculinas). Y es que solo la poderosa, cruel y atractiva interpretación de Linda Fiorentino es razón suficiente para acercarse a este film que además logra una acertada y densa ambientación, casi de gótico americano, repleta de sexo crudo, ‘losers’ abocados a la perdición por las curvas de una mujer y oscuros bares llenos de neones con marcas de cerveza y vaqueros paletos.

Bridget Gregory (soberbia Linda Fiorentino) es una manipuladora zorra sin escrúpulos que se escapa con un millón de dólares del tráfico de drogas dejando a su marido (Bill Pullman) abandonado y cabreado. Bridget se esconde en un pequeño pueblo donde comienza a utilizar a un joven (Peter Berg) como instrumento sexual por puro aburrimiento.

La habitualmente secundaria figura de la mujer fatal que manipula a los hombres con mentiras y lujuria, se revela en el guión de Steve Barancik (inspirado en la obra maestra del cine negro “Perdición”, 1944, de Billy Wilder) en reina de la función. Esto convierte a “La última seducción” en una suerte de manifiesto feminista del cine criminal, infundiendo simpatía hacia un personaje que intenta liberarse del yugo de una serie de hombres que quieren sacar provecho de ella (económico, sexual, sentimental, …). Un estimulante collage de estándares argumentales y temáticos del cine negro clásico (también podemos identificar referencias a “Retorno al pasado”, 1947, de Jacques Tourneur) en el que no faltan los ambientes sórdidos y la costumbre del protagonista de encadenar un cigarro con otro, elevado a la categoría de culto gracias a una de las mejores y más carismáticas interpretaciones femeninas de los 90.

 

– Para buscadores de perlas ocultas del mejor cine negro moderno.

– Imprescindible para coronar una sesión triple con las tres primeras películas de John Dahl.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies