CINEBLOG.NET

 

027 - Tobe Hooper - 1982 - 'Poltergeist'Tras casi diez años paseando por la serie B más sangrienta y de bajo presupuesto, el director de “La Matanza de Texas” (1974) o “La casa de los horrores” (1981), Tobe Hooper, se alió con el gran Rey Midas del cine comercial americano de los 80, Steven Spielberg (que produce y había escrito el guión pero no podía dirigirlo porque estaba ocupado con “E.T. El extraterrestre”), para realizar esta joya de culto del cine de terror moderno que marcó el género de toda la década; renovando a base de homenajes al cine clásico (“Los intrusos”, 1944, de Lewis Allen) e ingeniosas ideas visuales y temáticas el cine de casas encantadas. Y es que “Poltergeist” es todo un festín fantasmagórico que da al público lo que espera de esta clase de productos y un poco más: buenos efectos especiales (del maestro Richard Edlund), sustos, tensión, sugerentes personajes (esa icónica medium interpretada por Zelda Rubinstein) y un final sorpresa convertido ya en estándar del género.

El matrimonio Freeling (Craig T. Nelson y JoBeth Williams) se trasladan con sus hijos a una casa en una urbanización de Orange County, California. Comienzan a sospechar que en su nueva casa ocurre algo extraño cuando la pequeña Carol Anne parece contactar con alguien a través del televisor.

La llegada de parapsicólogos y una medium (la inquietante Zelda Rubinstein) pondrá el punto analítico al fenómeno, dando realismo y credibilidad a esta historia de fantasmas en los mismos términos que Spielberg había utilizado para desarrollar con intenciones casi científicas el tema de las visitas alienígenas en “Encuentros en la tercera fase” (1977). Concebida, como muchas obras de Spielberg (corría el rumor de que la había dirigido en realidad el), como una alegoría de la descomposición familiar, también sirve como mirada pesimista al ‘American Way of Life’, con sus flamantes urbanizaciones periféricas tras las que se esconden los más inconfesables secretos; aunque sin duda su éxito se debe a ser un prodigio de entretenimiento familiar, terrorífico y angustioso, pero también tierno y empático.

 

– Para nostálgicos de la ingenuidad del terror de los 80.

– Imprescindible para los seguidores más crédulos de Cuarto Milenio.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies