CINEBLOG.NET

 

José Antonio Nieves Conde - 1951 - 'Surcos'Considerada como la primera película moderna del cine español (tras años de patochadas propagandísticas y romances entre folclóricas y toreros), “Surcos” es una excelente muestra de Neorrealismo español, contundente e incómoda, de manos del efectivo José Nieves Conde (“Balarrasa”, 1951, “Los peces rojos”, 1955, o “Todos somos necesarios”, 1956) y el literato Gonzalo Torrente Ballester (ambos afines a la dictadura). Y es que a pesar de defender ciertos ideales sociales de la falange en relación con el reparto de los espacios y recursos de las ciudades (parece decir ‘en Madrid no necesitamos más campesinos’), “Surcos” sabe mostrar como pocas veces en el cine español verdaderos problemas en torno al éxodo rural y las miserias que provoca en un saturado entorno urbano (donde hay más personas que trabajo); confeccionando un film coral a base de miserias, tragedias y sinsabores que tiene en su estupendo reparto (estrellas populares del momento abordaron por primera vez papeles serios) uno de sus puntos fuertes.

El film narra las penalidades de la familia Pérez, que vende sus tierras y abandona el campo buscando dinero fácil en Madrid. Pero la vida en la ciudad no será tan sencilla como parecía y no tardarán en darse cuenta que el ‘sueño de la gran ciudad’ es más bien una pesadilla.

A través de los distintos miembros de la familia vamos descubriendo clases sociales y roles urbanos (el padre en una inhumana fundición, un hijo dedicado al estraperlo, la hija como asistenta, …) en este drama costumbrista que escandalizó a la iglesia y al gobierno franquista por su descarnado y pesimista realismo. Y es que “Surcos” recoge el testigo de las señas de identidad que Roberto Rossellini, Luchino Viscotti o Vittorio De Sica habían impreso en el aún joven cine neorrealista italiano; intensificando las emociones y colocándolas por encima de cualquier otro elemento narrativo o temático, mostrando un Madrid tal y como se presentaba en el ‘mundo real’ y sumergiendo al espectador en una espiral de perdición que arrastra las vidas de los protagonistas a la delincuencia, la pobreza y la pura esclavitud.

 

– Para los que quieran ver una pieza olvidada pero fundamental del cine español.

– Imprescindible para antropólogos sociales amantes de “El ladrón de bicicletas” y “Y el mundo marcha”.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies