CINEBLOG.NET

 

148 - Ken Russell - 1971 - 'Los Demonios'El melómano, extravagante, polémico y siempre arriesgado director inglés Ken Russell (“Mujeres enamoradas”, 1969, “Tommy”, 1975, o “Viaje alucinante al fondo de la mente”, 1980) llevó al cine la novela de Aldous Huxley “Los demonios de Loudon” (basado en el caso de posesión diabólica y brujería más documentado de la historia), desarrollando un estimulante ejercicio visual que resulta idóneo para su moderno discurso entorno a la lucha y la intolerancia entre ideologías diferentes y sus consecuencias sociales y humanas. Con una surrealista escenografía (a cargo del llorado iconoclasta Derek Jarman) cargada de localizaciones estrambóticas e irrealmente anacrónicas, el film se erige como una artística crítica a los poderes de la iglesia y a la opresión que ejercen sobre las libertades personales (centrándose en el tema de la sexualidad) a base de miedo y torturas; un drama histórico que coquetea con el cine de terror más estilizado.

Cuando un sacerdote (Oliver Reed), en la Francia del siglo XVII, acusa de corrupción al gobierno fundamentado moralmente por el Cardenal Richelieu, este es acusado de brujería por una monja (Vanessa Redgrave) con problemas de represión sexual.

La carga de violencia y sexo (unidas a su punto de vista con respecto a la Iglesia) de “Los Demonios” desencadenó prohibiciones en diversas localidades británicas, además de ser clasificada X y recortada para su estreno en EE.UU.; puso en su contra a los sectores más conservadores del público (con la Iglesia Católica al frente de las protestas) pero esto no impidió que el film triunfase en festivales como Venecia y se convirtiese rápidamente en una obra de culto. Aunque narrativamente irregular (tal vez tan surrealista como el aspecto visual), “Los Demonios” es una efectiva y deslumbrante película muy bien interpretada por una osada pareja protagonista; una de esas obras que no dejan indiferente a nadie (de esas que amas u odias), ya sea por su catálogo de perversiones, por su exuberante aspecto visual, por su condición de cine provocador, intelectual y artístico, o por su posicionamiento ideológico, su denuncia y sus formas.

 

– Para amantes de las obras de teatro osadamente filmadas.

– Imprescindible para los buscadores de historias de represión medieval de libertades.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies