CINEBLOG.NET

 

144 - Saul Bass - 1974 - 'Sucesos en la IV Fase'El único largometraje del diseñador gráfico Saul Bass (reputado autor de títulos de crédito y posters de films como “Psicosis”, 1960, “El mundo está loco, loco, loco”, 1963, o “Uno de los nuestros”, 1990) es una obra de cámara de ciencia-ficción y terror en forma semi-documental rodada entre Inglaterra y Kenya a propósito de las ‘monster movies’ de los años 50 y del cine de arte y ensayo que tanto se prodigó en los años 70. Con un adecuado estilo minimalista (fruto seguramente de un presupuesto escaso), Saul Bass propone una reflexión filosófica sobre la condición humana, su naturaleza y su debilidad como especie dominante utilizando largas secuencias de la vida de las hormigas (rodadas por el fotógrafo Ken Middleham) como elemento de tensión cinematográfica (y una enervante banda sonora de Brian Gascoigne); creando una atmósfera, entre el cienticifismo y la intriga más sesuda, tan claustrofóbica como original.

Dos científicos (Michael Murphy y Nigel Davenport) investigan las extrañas muertes de ganado en un paraje de Arizona. Descubren que las hormigas han mutado de alguna manera que las ha llevado a crear una especie de inteligencia superior colectiva, con lo que la raza humana peligra ante este nuevo enemigo.

El guión de Mayo Simon (autor de dos fallidas obras de culto de la ciencia-ficción: “Atrapados en el espacio”, 1969, de John Sturges y “Mundo futuro”, 1976, de Richard T. Heffron), unido a la original propuesta narrativa y visual de Saul Bass, encajan perfectamente en la Nueva Ola de la ciencia-ficción surgida durante los años 60 (materializada en la antología literaria, editada por Harlan Ellison, “Visiones peligrosas”, 1967, o en “2001: una odisea del espacio”, 1968, de Stanley Kubrick); donde comienzan a tratarse temas más complejos y atrevidos de maneras más vanguardistas, alejándose del estándar de la Edad Dorada de la Ciencia-Ficción (1939-63). “Sucesos en la cuarta fase” es cine de género poco convencional, con lo que no satisfará a todos los públicos, pero sigue siendo una parada obligatoria en la historia de la ciencia-ficción cinematográfica.

 

– Para del cine de ciencia-ficción de autor.

– Imprescindible para los fans del cine de género conceptual en la línea de “2001: una odisea del espacio”.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies