CINEBLOG.NET

 

Edmund Goulding - 1947 - 'Callejón de las almas perdidas'Obra de culto enmarcada dentro del cine negro y construida en torno a una de las concepciones del mal más intensas y perturbadoras de la historia del cine. El profesional Edmund Goulding (“Gran Hotel”, 1932, “Amarga vitoria”, 1939, o “El filo de la navaja”, 1946) profundiza en la inmoralidad, la crueldad y la credulidad con este magnífico melodrama psicológico. Contundente, complejo y profundo drama crítico que juega con la iluminación expresionista y las melodías enervantes creando una intensa sensación de que el mal y la tragedia sobrevuelan la trama; una atmósfera enrarecida que (junto a la interpretación del no siempre apreciado Tyron Power) merecen ya su estatus de film de culto. Como suele ocurrir en las grandes obras del género, los códigos del cine negro (degradación moral, destinos trágicos, debilidades y ambiciones varias, …) sirven en “El callejón de las Almas Perdidas” como herramientas para ahondar en el lado más sombrío de la condición humana.

Stanton Carlisle (Tyrone Power) es un joven sin muchos escrúpulos que gracias a una adivinadora (Jean Blondell), que le enseña los trucos, hereda el puesto de su difunto marido en una feria. Junto a una psicóloga (Helen Walker) explotará la confianza de la gente para sacarles dinero, pero este comportamiento no tardará en ponerlo en aprietos.

Además de la originalidad, sordidez y atrevimiento de su argumento y la solidez interpretativa y en cuestión de puesta en escena (o la expresionista fotografía de Lee Garmes) que exhibe “El Callejón de las Almas Perdidas”; otra de sus virtudes más destacables es su condición de impagable catálogo de personajes que parecen conquetear con el desastre más inminente (por gracia de alguna clase de castigo kármico): desde ese arrivista ambicioso y sin escrúpulos que parece simbolizar el espíritu de unos EE.UU. que se acercaban a la década del ‘American Way of Life’ con el culto al éxito por bandera, hasta esa amoral ‘científica’ que intenta utilizar el conocimiento de las debilidades humanas para manipular y sacar beneficio económico.

 

– Para los que piensen que ya lo han visto todo.

– Imprescindible para los que gusten de los descensos morales a los infiernos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies