CINEBLOG.NET

 

Steven Spielberg - 1987 - 'El Imperio del Sol'Aún lejos del reconocimiento que supuso “La lista de Schindler” (1993) pero convertido ya en el Rey Midas de Holywood gracias a megaéxitos como “En busca del Arca Perdida” (1981) o “E.T. El extraterrestre” (1982), Steven Spielberg andaba intentando que se le considerase un director serio. Con estas intenciones llegarón dos excelentes films: el drama sureño en torno al racismo “El color púrpura” (1985), que logró 11 nominaciones a los Oscars, sin incluir director, pero ningún premio; y “El Imperio del Sol”, impecable y emocionante drama bélico (escrito por el dramaturgo Tom Stoppard y basado en la novela semiautobiográfica de J.G. Ballard) que nos sumerge en las duras condiciones de un campo de prisioneros en tiempos de guerra a través de los ojos de un niño. Spielberg puso toda la carne en el asador, desplegando una impresionante puesta en escena (repleta de planos casi épicos y cierta poesía visual) y una excelente dirección de actores a la altura de su sobresaliente producción (a cargo, claro, de sus inseparables Frank Marshall y Kathleen Kennedy).

James Graham (Christian Bale) es el hijo de una familia de clase alta que viven en Shanghai durante la ocupación japonesa en la II Guerra Mundial. En medio del tumulto pierde a sus padres y es trasladado a un campo de concentración donde tendrá que sobrevivir por él mismo.

Con solo 12 años, Christian Bale lleva todo el film sobre sus hombros con soltura, fuerza y sensibilidad, a la altura de unos excelentes secundarios (John Malkovich, Miranda Richardson, Joe Pantoliano o Nigel Havers). A pesar de todo, Spielberg no pudo recoger la lluvia de premios que soñaba (fue nominada a 6 Oscars ‘menores’ y no logró ninguno); la crítica no podía olvidar el pasado del director en el cine de género y no supo ver los rasgos de cine de autor (su homenaje constante a clásicos del cine como “Lawrence de Arabia”, 1962, de David Lean, familias separadas, aventuras, …) tras el espectacular envoltorio, donde las pegadizas melodías de John Williams paseaban por los amplios y cálidos encuadres de Allen Daviau.

 

– Para amantes de las historias de superación y crecimiento personal en entornos hostiles.

– Imprescindible para apreciar mejor a Christian Bale.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies