CINEBLOG.NET

 

Hiroshi Teshigahara - 1966 - 'Tanin no kao (The face of another)'El a menudo inquietante director japonés Hiroshi Teshigahara rodó “La cara de otro” como final de una trilogía (compuesta además por “La trampa” (1962) y “La mujer de la arena”, 1964) en la que exploraba el concepto de identidad desde diferente perspectivas. Aquí parte de una premisa entre la ciencia-ficción, la fantasía y el thriller psicológico, para hablarnos de como nuestra propia identidad parece depender de las apariencias; de como la percepción que tenemos de nosotros mismos depende de la relación entre el cuerpo y la mente; y de como todo esto afecta a nuestras interacciones sociales. Junto a su guionista habitual Kôbô Abe (que adapta su propia novela), Teshigahara confecciona una experiencia cinematográfica que coquetea con el surrealismo y la poesía visual (Teshigahara muestra cierto gusto por el cine experimental); que añade a su discurso casi filosófico una estética tan atractiva como original.

Okuyama (Tatsuya Nakadai) es un hombre cuya cara quedó desfigurada en un accidente. Con la ayuda de una psiquiatra (Mikijirô Hira), Okuyama se implantará una máscara moldeada a partir de un rostro real, del cual es prácticamente indistinguible. Pero los problemas de Okuyama no acabarán con su nueva cara.

Teshigahara compone una kafkiana película conceptualmente compleja, densa y que necesita de varios visionados para comprender las distintas capas de significado; pero no por ello es visualmente menos estimulante (por ejemplo el perturbador blanco y negro y la serie de inquietantes máscaras). Obra maestra de lo líricamente siniestro emparentada con otras oscuras extravagancias spbre rostros alterados que reflexionaban sobre la condición humana como “Los ojos sin rostro” (Georges Franju, 1960) o “Mr. Sardonicus” (William Castle, 1961); pero que añadía a la fórmula la idiosincrasia oriental, además de la insobornable personalidad de un director que compaginaba el cine con el arreglo floral japonés (me gusta pensar que esto se nota en el film), actividad a la que se dedicó exclusivamente durante más de dos décadas antes de su muerte en 2001.

 

– Para los que piensan que las apariencias están alienando al ser humano.

– Imprescindible para conocer a un cineasta tan original como Hiroshi Teshigahara.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies