CINEBLOG.NET

 

Robert Redford - 1994 - 'Quiz Show (el dilema)'Inspirándose en un caso real (particularmente en la novela de Richard N. Goodwin), Robert Redford se sumerge en una historia sobre la corrupción, el poder y la deseabilidad social que cuenta el tongo cometido en un programa de televisión de los años 50. Con unas interpretaciones magníficas a cargo de John Turturro, Ralph Finnes y Rob Morrow (famoso por protagonizar “Doctor en Alaska”, 1990-95); una dirección profesional y efectiva (la cuarta tras la oscarizada “Gente corriente”, 1980, “Un lugar llamado Milagro”, 1988, o “El río de la vida”, 1992 y uno de los mejores trabajos de Redford en la dirección); una excelente partitura del gran Mark Isham, una ambientación perfecta y un guión muy aprovechable del irregular Paul Attanasio, hacen de “Quiz Show” un estimulante retrato de la sociedad americana y la pérdida de la inocencia social provocada por el desencanto hacia el ‘american way of life’.

Herb Stempel (John Turturro) es el campeón de ‘Veintiuno’, un exitoso programa concurso de preguntas que emite la cadena NBC. Los productores preocupados por cierta bajada de audiencia deciden echar a Stempel del programa y sustituirlo por el atractivo intelectual Mark Van Doren (Ralph Finnes).

En la línea de sus films anteriores, Redford confecciona una sutil pero contundente crítica; convirtiendo la manipulación y las mentiras de los medios de comunicación (implantando lo bonito a la vista pero artificioso y relegando lo menos vistoso pero real) para con sus espectadores en un trasunto de la manipulación del pueblo por parte de los gobiernos, que suelen esconder sus intereses económicos detrás de un paternalismo en ocasiones casi opresivo. Pero además de su interesante contenido conceptual, “Quiz Show”, por medio de una estupenda ambientación, nos intruduce en unos esmeradamente reproducidos años 50, una década en la que la televisión explotó como el medio de comunicación por antonomasia del siglo XX; mostrándonos los entresijos de la producción televisiva clásica (que probablemente no se diferencie mucho de la producción contemporánea).

 

– Para seguidores del cine bien hecho, sea de la índole que sea.

– Imprescindible para tramposos y rencorosos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies