CINEBLOG.NET

 

Tim Burton - 1989 - 'Batman'Un año después de la revisitación de los orígenes del personaje por parte de Frank Miller, que darían lugar a la concepción moderna del Caballero Oscuro, en “Batman: Año Uno”, un por entonces joven y osado Tim Burton (aprovechando el éxito de “Bitelchús”, 1988) se atrevió con el Hombre Murciélago en esta superproducción con aires góticos art decó y cuidado diseño de producción en la que vemos a un Batman siniestro y atormentado no exento de cierto humor negro (aunque no tanto como en su destacable secuela: “Batman Vuelve”, 1992). Afín con el universo estético y temático que desarrollaría posteriormente (con “Eduardo Manostijeras”, 1990, “Ed Wood”, 1994, o “Big Fish”, 2003), Tim Burton confeccionó una muy entretenida delicia freak recorrida por la partitura de Danny Elfman que, lejos de la grave seriedad de la saga de Christopher Nolan, desprende un delicioso aroma pop que ayudó a consolidar el fenómeno de la ‘batmanía’ que explotó a principios de los 90 (una inconmesurable oleada de merchandising).

El film nos cuenta la consabida historia de Bruce Wayne (Michael Keaton), traumatizado huérfano multimillonario que decide combatir el crimen disfrazado como un perturbado y escondiéndose en las sombras de la noche. La periodista Vicky Vale (Kim Basinger) intentará desentrañar el misterio tras la máscara mientras el Joker (Jack Nicholson) siembra el caos en Gotham City.

Desde “Superman” (Richard Donner, 1978) nadie había conseguido hacer una película de superhéroes con tanto acierto como Burton (y nadie lo conseguiría hasta la llegada de “X-Men”, 2000, de Bryan Singer, pitido de salida del boom del cine superheróico en el siglo XXI); perfilando los personajes como sus estatus de iconos de la cultura popular merecen, sumergiéndolos en un entorno oscuro y sugerente plagado de referencias cinéfilas (desde una estética influenciada por el expresionismo alemán y el cine de terror de los años 30 hasta guiños a Orson Welles, Alfred Hitchcock, “Los ojos sin rostro”, 1960, de Georges Franju, Sergio Leone o Stanley Kubrick) y logrando convertir el film en un auténtico fenómeno sociológico.

 

– Para ver la perfecta mezcla entre el Batman/Christian Bale y el Batman sesentero de Adam West.

– Imprescindible para emos/góticos con sentido del humor.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies