CINEBLOG.NET

 

Producida por el mítico Howard Hawks (los rumores dicen que también escrita y dirigida, aunque conste que lo hizo el montador Christian Nyby, dedicado después, hasta los años 70, a la dirección televisiva); “El enigma… de otro mundo” es una de las joyas imperecederas de la década dorada de la ciencia-ficción cinematográfica gracias ingeniosa premisa y una sencilla pero atractiva trama (poseedora de diversas lecturas) que mezcla con sabiduría el terror y el suspense. Con mucha imaginación y el buen hacer de Hawks y Nyby (que había montado para Howard Hawks “Tener y no tener”, 1944, “El sueño eterno”, 1946, o “Río rojo”, 1948), el film se convierte en un sugerente ejercicio de intriga fantástica que muchos han querido ver como una metáfora de la intrusión comunista en EE.UU., pero que en definitiva es una obra maestra de la ciencia-ficción claustrofóbica que ha creado escuela.

Unos científicos que se encuentran aislados en el Polo Norte encuentran los restos de una nave espacial, proveniente de Marte, que parece que se estrelló en La Tierra. Consiguen trasladar un cuerpo congelado hasta su centro de operaciones, pero al descongelarlo este cobra vida y siembra el pánico en la base. Poco a poco comienzan a morir los científicos.

Más allá de sus lecturas políticas, esta traslación al cine del clásico relato de ciencia-ficción del fundacional John W. Campbell (“¿Quien hay ahí?”) plasma la desconfianza de la sociedad hacia los científicos tras observar el poder aterrador de las bombas atómicas (la amenaza nuclear se convertiría en una constante en el cine de género de los 50, creadora de monstruos gigantes, mutaciones inverosímiles y apocalípsis anunciados). Debido a imposibilidades técnicas (y de presupuesto), el alienígena de “El enigma de otro mundo” es una criatura antropomórfica (el retorcido ente metamorfo de Campbell no sería encarnado hasta la llegada de “La Cosa”, 1982, de John Carpenter y los prodigios técnicos de Rob Bottin), pero ello no resta tensión ni interés a este paranoico e influyente juego del gato y el ratón.

 

– Para amantes de la ciencia-ficción clásica.

– Imprescindible para los que gusten de leer entre líneas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies